Connect with us

Entrevistas

Entrevista a Teresa Lozano, propietaria de la única tienda de muñecos reborn en Morón que, además, es taller de aprendizaje

Publicado

on



La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es humoso-12062023-alargado-.jpg



Teresa tiene su taller localizado en el barrio del Pantano, en la Calle Diamela número 21, frente al parque Borujas. Los muñecos se hacen por encargo y hay facilidades de pago.

María Teresa Lozano Azogue, de Morón, casada y con dos hijos, vive en la calle Murcia, pero se crio en el Barrio. Estudió auxiliar de enfermería y técnico auxiliar de farmacia, estuvo trabajando en ayuda a domicilio como auxiliar y en residencias, pero su ilusión fue siempre el dibujo. Nos cuenta su historia con los muñecos reborn.

-¿Qué son los reborn?

-Son muñecos hiperrealistas, como si fueran un bebé de verdad.

-¿De dónde surgió la idea de hacerlos?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_logo-llavez_INTERIOR-1.gif

-Llegué a esto por terapia. Caí enferma hace unos 6 o 7 años de fibromialgia. Llevaba un control con salud mental y caí en una depresión. Mi doctora de salud mental me aconsejó que si a mí me gustaba la pintura, que cogiera una afición relacionada con eso. Yo pintaba cuadros en óleo, pero con el trabajo ya no me daba tiempo, y como me gustaban también los muñecos, decidí probar con esto. Empecé a hacer cursos aquí en Morón con una compañera que trabaja en ayuda a domicilio que sabe hacerlo, y después fui investigando, estuve en cursos fuera, en Granada, País Vasco, Córdoba… Hice cursos de todo, de pintura, de injerto, de ojos… Hice también un curso de informática básica. Como me gusta tanto investigar por mi cuenta, yo sola me lie. Volvía al ordenador loco, pero hice de todo yo sola, Power Points, tarjetas, presentaciones… Eso fue mi terapia, y desde que hago los reborn, estoy mucho mejor. Mi mente está distraída y no pienso en los dolores. En noviembre terminé de trabajar en la residencia y decidí montar el taller en diciembre, porque yo esto lo hacía antes en mi casa y lo publicaba en Facebook. Lo decidí poner aquí porque está en el parque y pasan los niños y las madres. El local lo abrí en enero de este año. En Morón es la única tienda de reborn que hay de cara al público.

-¿Cómo te va con el taller?

-No me va mal. De esto no se puede vivir. Es una ayuda. Yo no monté esto para tener un sueldo y vivir de esto, lo monté por distracción. Hace poco que me dieron la minusvalía y para mí, encerrarme en mi casa, es morirme. Y monté esto por lo mismo, esto me da vida. Estar acompañada de gente, charlar, hacer lo que me gusta, pintar… Aparte doy mis clases. Vienen desde niñas a personas mayores. Vienen de todas las edades. La más pequeña tiene 7 años, la persona más mayor 80, y a esa mujer le da vida esto. Las dos horas que echa, disfruta. Esa mujer lleva ya 10 muñecos hechos. Este sitio es para vender mis muñecos y un taller a la vez, para enseñar a las personas. Me vienen mujeres de Herrera, de Alcalá, de Montellano, no solamente de Morón. Hago talleres y cursos intensivos fuera también. He ido a Herrera a impartir cursos intensivos de dos días, y ya he ido tres veces. Me están buscando también para hacer un curso en Alcalá.

-¿Qué precio tienen las clases?

-Dos días a la semana son 35 euros al mes. Son dos horas cada clase. Si vienes tres días son 50. La persona que viene tiene que comprar el kit. El kit cuesta de 50 euros a 60 euros, porque eso es otra cosa, los kits son caros. Hay kits blancos que salen de ciento y algo para arriba. Los reborn dicen que son caros, pero en realidad, no lo son, para lo que vale el kit, el material, el pelo, la pintura, y las horas de trabajo…no es caro, y no es un muñeco normal. Las pinturas son muy caras, un tarro pequeño te cuesta 40 euros, y son especiales para reborn. Hay pinturas para vinilo, silicona…Yo no doy cursos de silicona porque es lo más caro que hay. Un kit de silicona te cuesta 900 euros. Yo los hago de vinilo. Vienen en blanco sin pintar, y tú empiezas a darle vida. Es el renacer de un muñeco. También hago la ropa, la coso. Lo mismo le sirve a los muñecos que a los niños. Una amiga mía me ha ayudado y ha hecho unos cuantos [trajes].

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_optica-calle-nueva_INTERIOR-1-1024x224.gif

-¿Qué es lo que más te gusta de hacerlos o tener el taller?

-Me gusta el disfrutar pintando y ver la satisfacción que tiene la gente cuando los llevan hechos. Los cursos intensivos duran dos días y se los llevan hechos. Todas salen contentas, alegres, eso es lo que más me gusta a mí, la satisfacción de que salgan contentas. Lo valoran porque salen contentas. 

-¿Cómo lo haces?

-El kit viene en blanco. Cada uno trae un tono de vinilo, algunos rosas, algunos naranjas, y lo primero que se hace es neutralizarlo, y después le damos el color de piel. Hay quien los quiere blancos, negros, rosados… ya empezamos a jugar con los colores. Llevan sus cabrillitas, sus venitas. Una vez que ya está todo pintado, le pintamos las cejas y se rellenan para darle peso. Van rellenos de ecovidrio y de miraguano, que es como la guata. Se le pone un peso en la cabeza y se le imanta la boca para que pueda llevar un chupete. Se le injerta el pelo, se monta y se viste. No se lava como un niño, la pintura de vinilo es muy delicada. Al final se sella, y hay que lavarlo con un trapito con agua y se acabó. No se pueden usar toallitas de bebé ni lavarlo. Puedes lavarle la cabeza sin que se moje el cuerpo, que es de tela. El pelo es mohair de alpaca. El pelo se trata, y tiene la misma suavidad [que la de un niño]. Se puede usar pelo humano, pero se usa para los bebés grandes, los toddlers, que son como de 6 meses para arriba. La Miércoles que hice lleva pelo de extensiones. 

-¿Tienes alguna que te guste por algo en especial?

-La que hice de silicona. Del primer curso de silicona que hice, que fue carísimo. La tengo en mi casa, pero en realidad todas [me gustan]. Te hacen un encargo, y cuando la voy a entregar, se me coge un pellizco en el corazón, como si se fuera algo tuyo. Les coges mucho cariño. 

-¿Tuviste alguna dificultad?

-Con las pinturas Génesis. Hemos tenido que volver a probar pinturas nuevas, porque la fábrica de Génesis cerró. Tenía un componente tóxico y cerraron, y hay artistas que empezaron a sacar pinturas nuevas. Yo ahora mismo trabajo con Kebelka. Es la que más se parece a Génesis. En realidad, no cuesta trabajo, es que son pasos muy entretenidos. Las personas que vienen a aprender, ninguna se lleva el muñeco feo, pero son pasos muy entretenidos. Lo mejor que tiene esta pintura es que mientras no la hornees, puedes borrarla. Pintas una venita, y si te sale mal, coges el disolvente con una esponjita y ya está.  

-¿Qué dirías a Morón?

-Que se anime, es un hobby. Hay gente que es coleccionista, pero también es una terapia. Las dos horas que estás aquí, solo piensas en esto. Olvidas los problemas, y si te gusta la pintura… Ahora es buena época, para Reyes. Hay madres que los hacen para sus hijas para Reyes. A mí me da vida, la verdad.

¿Quieres añadir algo más? 

-Que es terapia para las personas con Alzheimer también. En la residencia donde trabajé doné uno. He donado también en una asociación de Sevilla, La Huella de Alex, para que lo sortearan para la investigación contra el cáncer, y en otra residencia también doné otro. Es mi hobby y no me cuesta. 

Me gustaría contar una anécdota. Iba con tres muñecos en el asiento de atrás del coche, iba a un curso. Eran muñecos grandecitos, y les puse el cinturón de seguridad. Iba por la carretera, había un control y me paró la policía. Mis cristales de atrás están ahumados, y vieron los muñecos por el cristal de delante. Dijeron: “Señora, ¿usted no sabe que los niños tienen que llevar su asiento de seguridad, que es obligatorio?” Y les dije que sí, pero me bajé y les abrí la puerta y se sorprendieron de que fueran muñecos, pensaban que llevaba niños en el coche. 

Teresa tiene su taller localizado en el barrio del Pantano, en la Calle Diamela número 21, frente al parque Borujas. Los muñecos se hacen por encargo y hay facilidades de pago.  

Puedes encontrar a Teresa Lozano en facebook en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/tere.lozanoazogue.9

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_yoga_VUELTAS-1.gif