Connect with us

Morón

En la muerte de Lola Romero

Publicado

on

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es humoso-12062023-alargado-.jpg

Por Juan Segura

 «…Pero la más hermosa de todas las dudas 
es cuando los débiles y desalentados levantan su cabeza 
y dejan de creer 
en la fuerza de sus opresores…» 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_optica-calle-nueva_INTERIOR-1-1024x224.gif


 

La historia del mundo contada por la “elite” y sus lacayos achaca a unas pocas personas (reyes, emperadores, generales, aventureros, …) el protagonismo de los grandes sucesos y realizaciones históricas. 

Un célebre poema de Bertolt Brecht (que adjuntamos) denuncia elocuentemente esta superchería que sigue siendo considerada por la mayor parte de la población en la actualidad. 

Porque es totalmente actual que al hablar de la muralla china digamos: “la gran muralla china fue construida por los emperadores tal y más cual de la dinastía fulana de tal”. O al hablar de la conquista de las Galias (Francia) por los romanos, digamos: “las Galias fue conquistada por Julio César” 

La muralla china no la construyeron los emperadores sino los albañiles y César no hubiera conquistado las Galias sin la carne de cañón que murió ad maiorem gloria de Julio, entre los que se incluían varios centenares de cocineros.

Todo esto me ha venido a la cabeza al enterarme de la muerte de Lola Romero. Lola es una de esas personas que los “historiadores” nunca nombran pero que son imprescindibles, aunque casi siempre quedan en el anonimato. 

Yo no quiero que Lola quede en el anonimato. Lola (y extensivamente una gran parte de la familia Romero) se bregaron en tiempos del franquismo contra la dictadura. Lucharon en las filas del Partido Comunista de España (Internacional), PCE(i), luego PTE, por el socialismo, por el comunismo. 

Sus sinceras convicciones, junto a las de su marido, le llevaron a enfrentarse a algunos de sus antiguos “camaradas” que empezaban a flojear durante los primeros años de la “modélica transición” 

Hacía algún tiempo que no la veía, pero creo que sus ideales seguían incólumes.  

Honor y gloria a Lola Romero y a todos los militantes antifranquistas que han muerto y morirán en el anonimato. Honor y gloria a las personas que no han cambiado de convicciones por motivos espurios.  

Honor y gloria a los “nadie” que son, han sido y serán los verdaderos forjadores de la Historia. 

Poema de Bertot Bercht 

Preguntas de un obrero ante un libro 

Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó? 
En los libros figuran los nombres de los reyes. 
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra? 
Y Babilonia, destruida tantas veces, 
¿quién la volvió a construir otras tantas? ¿En qué casas 
de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron? 
La noche en que fue terminada la Muralla china, 
¿adónde fueron los albañiles? Roma la Grande 
está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió? 
¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? Bizancio, tan cantada, 
¿tenía sólo palacios para sus habitantes? Hasta en la fabulosa Atlántida, 
la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban 
pidiendo ayuda a sus esclavos. 
El joven Alejandro conquistó la India. 
¿Él solo? 
César venció a los galos. 
¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero? 
Felipe II lloró al hundirse 
su flota. ¿No lloró nadie más? 
Federico II venció la Guerra de los Siete Años. 
¿Quién la venció, además? 
Una victoria en cada página. 
¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria? 
Un gran hombre cada diez años. 
¿Quién pagaba sus gastos? 

Una pregunta para cada historia. 

Publicidad