Connect with us

Entrevistas

Entrevista a Paqui Gómez, de Churrería Kiosco Las Papas de Morón: 50 años haciendo ricos “calentitos”

Publicado

on



La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es humoso-12062023-alargado-.jpg

Cincuenta años seleccionando, pelando, partiendo bien finas y friendo las “papas”. Cincuenta años atendiendo a los moroneros y a las moroneras con honradez y amabilidad. Medio siglo de un trabajo que emprendieron José y su esposa, Josefa García Alcántara, por iniciativa de esta última, y que vino a relevar otras formas de ganarse el sustento más duras.

José quedó huérfano de padre y madre desde muy pequeño. Tenía 8 años cuando tuvo que irse trabajar al campo, cuidando ganado, a cambio de la comida, tan escasa, que, a veces, tenía que complementar con algo de lo que se echaba a los animales. Eran los primeros años cincuenta y la miseria era la tónica entre las clases trabajadoras. No fue fácil, pero era más grande la necesidad que tenía que la dificultad del trabajo a su edad. Muchos fueron los años que estuvo en esta situación hasta que cambió de trabajo cuando se enteró que allí le pegaron a su hermano. Él no podía permitir eso. Su vida laboral estuvo, desde entonces, jalonada con trabajos muy duros y peligrosos, como picar piedra o dinamitero en las Caleras de la Sierra.

Hasta que decidió ir a Alemania a probar suerte. Allí se colocó en una fundición de hierro durante algunos años. Mientras, Josefa, que fue siempre una mujer trabajadora (desde muy pequeña también), trabajó en el arroz en las marismas del Guadalquivir, hasta que decidió abrir un negocio de churros en el zaguán de su casa.

Es la vida de tantos y tantas trabajadores y trabajadoras que con su esfuerzo han  contribuido a mejorar aquellas condiciones que tuvieron que sufrir en su infancia.

Conocemos más sobre esta familia y su negocio preguntando a Paqui Gómez, hija de José y Josefa, que regenta actualmente la churrería.

LVM:¿Cómo y cuándo fue el inicio del negocio?

R: Comenzamos en 1973, en la calle Los Castillos, en el zaguán de la casa. La idea del negocio surgió porque había muchas bocas que alimentar, y con lo que mi padre ganaba no daba para tanto.

LVM:¿Desde cuándo os situáis en la Alameda?

R:No sé decirte la fecha exacta, pero creo que anda alrededor de 1985.

LVM:¿Qué productos vendéis y cuáles tienen más aceptación en Morón?

R:Churros, patatas y ahora, churro-pizza. Nuestros churros siempre fueron un referente por las materias primas que utilizamos, que son de calidad. Así que todos los productos tienen la misma aceptación a partes iguales.

LVM:¿Tuvisteis alguna dificultad durante la pandemia?

R:Pues como todos los negocios. Con incertidumbre, con miedo de no saber qué iba a pasar, y por supuesto, las ventas bajaron. La gente al principio no se atrevía a salir, y menos a por churros

LVM:¿Te gustaría añadir algo más?

R:Hemos querido reinventarnos con motivo del 50 aniversario. Han sido años de mucho trabajo y sacrificio, y por eso lo hemos querido celebrar lanzando un nuevo producto, que es el churro-pizza. Queremos acercarnos a los paladares de todas las edades, y sobre todo a los más jóvenes.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_optica-calle-nueva_INTERIOR-1-1024x224.gif

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_logo-llavez_INTERIOR-1.gif



La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ANUNCIO_yoga_VUELTAS-1.gif