Connect with us

Morón

Una vecina de Morón denuncia haber sido estafada por la dirección del Santander del Pozo Nuevo

Publicado

on

Morón. Susana es una vecina de Morón que quiere denunciar públicamente la estafa a la que ha sido sometida su madre, de 69 años, y cliente desde hace más de 40 de la oficina que el Banco Santander tiene en el Pozo Nuevo…

Morón. Susana es una vecina de Morón que quiere denunciar públicamente la estafa a la que ha sido sometida su madre, de 69 años, y cliente desde hace más de 40 de la oficina que el Banco Santander tiene en el Pozo Nuevo.

Susana nos relata lo sucedido: su madre, Josefa, se acercó en el mes de abril –aproximadamente- a la oficina del Santander para renovar su cartilla. Entonces fue requerida por el director de la sucursal bancaria quién le explicó que ya no se le podía dar otra cartilla y que a partir de ese momento tendría que empezar a utilizar tarjeta.

Josefa le comentó que ella no  entendía de tarjetas pero el director  muy amablemente le dijo que cada vez que fuese a la oficina él personalmente le ayudaría.

Nos cuenta Susana que a su madre ese día le hicieron firmar múltiples documentos sin saber Josefa qué firmaba realmente, pero convencida de que en su oficina de toda la vida no la podían engañar.

Un día que Josefa se disponía a sacar un anticipo de la nómina de su pensión, cosa que había hecho sin problemas anteriormente, unos de los empleados del banco le comentó que ya no puede sacar esos anticipos porque tiene contratado un préstamo de 2.000 euros. Asombrada y acompañada ya de su hija, Josefa vuelve a la oficina donde uno de los cajeros le comenta que los 2.000 euros del préstamo ya han sido retirados –en cuatro días, a 500 euros por día- del banco y que sabe que no ha sido Josefa, pero que no le puede comentar nada más.

Tras esto, a principios de noviembre,  Susana y su madre se personan en las oficinas del Santander del Pozo Nuevo para  pedir explicaciones al director del banco, así como los documentos firmados por Josefa y los movimientos de la cuenta, a lo que el director se niega y tras descalificar y menospreciar a las dos, les invita a salir de la sucursal.

Josefa, que se ha cambiado de banco tiene que seguir pagando el préstamo que pidió y que no ha disfrutado. También conoce ahora que firmó participaciones en bolsa y un seguro de vida.

Su hija, Susana, indignada con lo sucedido,  se ha puesto en contacto con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Morón, quién le ha ofrecido ir junto a ella al banco para aclarar lo sucedido y exigir la devolución del dinero.

En lo que lo ocurrido se aclara, Susana ha querido hacer público esta situación para alertar de lo sucedido a todos l@s monenses  y para conocer si hay más casos  similares en nuestra localidad. De ser así, esta vecina ruega se pongan en contacto con ella a través de la PAH en Morón, ubicada en la calle jabonería número 10 (junto a Pinturas la Merced). 

 

Continuar leyendo