Connect with us

Opinión

Breverías. Hay que intentarlo de nuevo

Publicado

on

La crisis por la que están atravesando los países considerados como del Primer Mundo, entre los que se encuentra España,…

La crisis por la que están atravesando los países considerados como del Primer Mundo, entre los que se encuentra España,  y a cuya salida se vislumbra una derrota de las clases populares en beneficio del capital especulativo-financiero y las grandes corporaciones transnacionales nos deben hacer reflexionar sobre el sistema capitalista y sus alternativas.

Es cada vez más evidente que el sistema capitalista no es capaz de solucionar los grandes problemas que tiene la humanidad. Como hemos dicho anteriormente, en la parte del mundo que mejor se vive, el Primer Mundo, las condiciones de vida de la mayoría social están degradándose  alarmantemente y la tendencia actual es a empeorar (peor salario, peor cobertura sanitaria y educativa, peores pensiones, peores condiciones laborales, peor cobertura de servicios sociales, y un largo etcétera)

Se hace necesario encontrar una alternativa. Más si tenemos en cuenta todo lo que nos ha aportado durante la segunda mitad de siglo veinte la ecología política. No es ya que el capitalismo sea incapaz de atender las necesidades vitales de la humanidad, es que nos conduce a la destrucción del planeta que aporta las condiciones materiales para la vida.

Y llegados a este punto, ¿cuál es la alternativa que yo propugno? Pues voy a ser muy claro, todo lo claro que pueda.

Mi alternativa es la alternativa comunista, o sea el socialismo (que poco o nada tiene que ver con los sedicentes socialistas actuales). Una alternativa de la que nadie podrá decir que es una utopía porque sus realizaciones prácticas durante el siglo veinte y veintiuno están a la vista. Ninguna otra ideología alternativa al capitalismo ha conseguido crear nada mínimamente permanente que le haga sombra, por eso no podemos criticarlas, porque son inexistentes. Sólo el comunismo se le ha enfrentado exitosamente. Por eso es la ideología más odiada y combatida por la burguesía mundial.

Es evidente que el comunismo ha conseguido crear estados en los que estaban garantizados, para todos, las necesidades básicas del ser humano: trabajo, cobijo, educación, sanidad, cultura… Es también evidente que la experiencia del comunismo en el siglo veinte y veintiuno es perfectible. Quiero decir que el comunismo cometió errores de los que debemos aprender para no repetirlos en el futuro.

Porque en el mundo hay suficiente riqueza para que toda la humanidad pueda desarrollar sus actividades vitales respetando a la Naturaleza. Pero se necesita(n) una(s) estructura(s) regionales  o mundial que redistribuya equitativamente dicha riqueza.

En eso estriba el verdadero socialismo en cuya construcción debemos participar la mayoría social en un marco de democracia real como no se ha visto hasta ahora.

Continuar leyendo