El Covirán se llevó en La Alameda el derbi andaluz

Escrito por  Crónica CB Morón Deporte Lunes, 05 Febrero 2018 09:51
Valora este artículo
(0 votos)

Terminó la imbatibilidad del Aceitunas Fragata Morón en el Alameda. La primera derrota de la temporada llegó en el derbi ante Covirán Granada, un partido que se perdió 73-81. Una de las claves del resultado hemos de buscarla en la diferencia abismal de tiros libres, ya que Granada dispuso de la friolera de 23 tiros libres más que el Aceitunas Fragata Morón (12 de los locales por 35 de los visitantes). Pero hubo más en un encuentro con poco baloncesto por parte de los dos equipos, lo clásico en un derbi, en el que pesaron más los nervios y la rivalidad que la táctica y la habilidad. El foco de atención antes de que el balón se lanzase al aire lo copó la designación del árbitro principal, Germán Morales (granadino y delegado de la FAB en Granada). A estos niveles es un asunto que no debería ni plantearse si queremos que las competiciones LEB sean mínimamente serias, pero eso tocará en otra temporada.

Respecto a este partido, pues lo que se esperaba: un encuentro muy disputado, con los dos equipos mostrando más respeto que baloncesto (al descanso se iba con un tanteo bajísimo (33- 36 al descanso, bastante llamativo), pero del que salió victorioso el equipo visitante. Y eso que Morón empezó marcando el dominio en el marcador, aunque fuese por una diferencia bajísima de puntos. Uno golpeaba y el otro respondía, pero sin despegar demasiado el cómputo de los puntos. En el Covirán Granada se notaba que dos de sus referentes, Alo Marín y Eloy Almazán, venían tocados, pero la calidad del equipo nazarí compensaba las bajas. Importantísima la actuación de Carlos Cobos en esta primera mitad para su equipo, aunque el que mandaba durante gran parte de estos 20 minutos era Aceitunas Fragata Morón. Se marchó al final del primer cuarto con ventaja de 5 puntos (21-16), pero con desventaja de 3 al descanso.

Con ese 33-36, Aceitunas Fragata Morón arrancaba la segunda mitad con un vendaval, robando balones importantes, anotando canastas que hacían mucho daño a Granada y llevando el partido a su ritmo. 10-0 de parcial en el tercer cuarto para poner un 43-36. Pero Covirán Granada es un gran equipo y supo manejar bien los ritmos del partido. Anestesió a Morón con un buen juego interior y, además, se aprovechaba de la abismal diferencia de criterios a la hora de medir las jugadas. Otro dato importante para interpretar el partido de los dos equipos: Covirán Granada atrapó 49 rebotes, 16 de ellos ofensivos. Una auténtica barbaridad si la comparamos con la producción moronense, de 26 totales y 6 en ataque (muchos por cabezonería de Javi Marín, junto a Marco, Jiménez y Cheick Conde, de lo mejor del encuentro por parte de Morón, especialmente el Almirante de la Fragata, MVP del partido). Para el final del partido no podía haber más emoción: 52-52.

Y el último cuarto empezó con esa tónica también: un gran partido, con Carlos Corts (23 de valoración él, 21 Cobos: no es casualidad, los Carlos fueron los héroes de Granada) evitó que los visitantes se fuesen como el resto de equipos que ha visitado el Alameda. Aceitunas Fragata Morón entraba en un pequeño cortocircuito y Covirán lo aprovechaba para aumentar la ventaja en el marcador. Pero el equipo local no se quiso rendir y puso los niveles de emoción por las nubes a falta de un minuto. Una pena que la diferencia de criterios hiciese mella en el marcador. Una antideportiva a Cheick Conde inverosímil (vean la jugada y, por favor, explíquenme por qué esa sí y otras más claras no) acabó de matar las posibilidades de remontada de Morón, que cayó ante un equipo que jugaba con red, aunque también acusó sus propios errores. 73-81 y la semana que viene, Alicante. Buen mes de febrero espera en el Alameda.

Modificado por última vez en Lunes, 05 Febrero 2018 12:49