Aceitunas Fragata Morón cae de forma dolorosa

Escrito por  Juan Luis Mármol Deporte Lunes, 23 Octubre 2017 08:20
Valora este artículo
(0 votos)

Derrota dolorosa en el Palacio de los Deportes de Granada del Aceitunas Fragata Morón. Por solo tres puntos, con dos oportunidades seguidas de forzar la prórroga ante un Covirán Granada que se hizo con la victoria final. Partido en el que las defensas cobraron más protagonismo que el ataque y, finalmente, se lo llevaron los locales, con algo más de fortuna al final. El grandísimo partido de José Antonio Marco y de Cheick Conde no bastó para que Morón se convirtiese en el único equipo invicto, condición que ya no existe en esta temporada de la LEB Plata. La nota positiva es la gran imagen que dio el equipo ante uno de los teóricos favoritos, con una grandísima actitud, sin bajar los brazos siquiera en los momentos finales, cuando parecía que la victoria era más clara que nunca para los locales.

 

Se sabía que Covirán Granada era un equipo que basaba su fortísima defensa, como se comprobó ante Lucentum y como se ha visto hoy. El primer tanteo de ambos equipos estuvo marcado por el respeto que ambos conjuntos le veían al derbi y la presión añadida por no perder el sitio en este encuentro. Las puntuaciones eran muy bajas y al final del primer cuarto se llegaba con un empate a 10. Mucha tensión en ambos lados, y eso se notaba a la hora de penetrar a canasta.

 

El segundo cuarto seguía esa misma tónica, aunque ya más acertado Covirán Granada, que con un parcial de 18-11 lograba llevar una ventaja de siete puntos al descanso. Se movía el partido en esos guarismos, con mucha indecisión en ambos ataques, precipitados por lo fuerte que se cerraban las dos defensas. Imperial en este sentido el trabajo de Cheick Conde, el máximo anotador de Morón y un auténtico incordio para los granadinos, que agradecían mucho los descansos con los que el pívot se dosificaba. Aprovechaban mejor los granadinos el tempo del partido y eso les posibilitaba mandar en el marcador, aunque las sensaciones para la segunda parte indicaban que el partido iba a estar en un puño, como al final sucedió.

 

El descanso sentó mejor a los jugadores de Rafa Rufián, que endosaban un parcial de salida de 2-10 para darle la vuelta al partido. No había tiempo para disfrutar de esa ventaja, ya que dos triples consecutivos volvían a alejar a los locales. En este momento, José Antonio Marco demostró su gran capacidad de mando y comenzó a hacer jugar mejor al Aceitunas Fragata Morón, que sin encontrarse del todo cómodo, al menos conseguía plantar cara en el partido y que el rival no estuviese tampoco muy metido en el partido. Se llegaba a los últimos 10 minutos del partido con un emocionantísimo 42-40.

 

Ya en el último periodo los jugadores se «liberaron» de los nervios y las restricciones del principio. El partido se convirtió en un toma y daca. Uno metía triple y el otro contestaba inmediatamente con otra canasta de tres. El rebote ofensivo se multiplicaba en las dos canastas, aunque Granada le sacó más ventaja a este factor. No terminaba bien Morón de cerrar su aro en algunos momentos del partido de mucha indecisión, pero lo compensó con importantísimas canastas de Conde, Marco y Cameron. Aunque quizá la más importante de todas llegó cuando, a falta de 13 segundos, Jesús Chagoyen anotaba un triplazo que acercaba al Aceitunas Fragata Morón a un punto. Granada anotaba canasta, Morón fallaba y el partido parecía concluido. Pero, como en una cruel broma del destino, una gran defensa moronense provocó que el equipo tuviese no una, sino dos opciones de forzar la prórroga con dos tiros de Jiménez primero y Chagoyen después. Pero el «karma» de aquella canasta en el último segundo de Jesús Fernández en la primera temporada de LEB Plata no quiso dar la satisfacción hoy a Morón, que se va de Granada colíder, con la cabeza muy alta, y arropados con una afición que, a pesar de todas las trabas, fue de nuevo el jugador número 6 del equipo.

 

Juan Luis Mármol

Modificado por última vez en Lunes, 23 Octubre 2017 08:46