Connect with us

Opinión

Sobre “Carta abierta a Julio Anguita”

Publicado

on

Algunas personas han considerado de interés la “Carta abierta a Julio Anguita” que apareció en lavozdemoron.es y la han enviado …

Algunas personas han considerado de interés la “Carta abierta a Julio Anguita” que apareció en lavozdemoron.es y la han enviado a sus contactos a través de los modernos medios electrónicos.

Se ha provocado un pequeño revuelo que aprovecho para aclarar mi postura y contestar a algunos de los requerimientos que se me hacen.

1)El principal motivo de mi escrito es defender a mi partido, el Partido Comunista de España, y su opción estratégica: Izquierda Unida del desprecio y ninguneo a que se ve sometido sin que por parte de sus órganos se reaccione, al menos públicamente. Tengo pocas ataduras y la suficiente inconsciencia como para atreverme a señalar, como el niño del cuento, ciertas desnudeces.

2)La tesis fundamental de mi escrito a Anguita es que no debe, siendo un militante relevante de Izquierda Unida y del Partido Comunista de España, hacer públicas sus dudas acerca de a quién votar en las próximas elecciones. Ese es el núcleo de mi escrito que nadie, hasta el momento ha rebatido. Con estas declaraciones está haciendo un flaco favor a ambas organizaciones. Me parece muy mal.

3)Y, llegados a este punto, paso a analizar uno de los reproches más comunes que se me hacen: ¡cómo puedo comparar a Julio Anguita con Rosa Aguilar! Quienes me achacan tal cosa no han leído bien mi texto. Yo no comparo a ambos sino en un solo punto: en hacer público el sentido de su voto. Uno antes y la otra después de las elecciones. Rosa Aguilar, siendo dirigente de IU dijo a la prensa que ella había votado al PSOE para el Senado. Julio Anguita  dice que no sabe qué va a votar, si se abstendrá o votará en blanco.

4)Mi discrepancia con Julio Anguita es puramente política. No albergo hacia él ningún sentimiento de hostilidad. Todo lo contrario. Aprecio su valía y su honradez. Pero, como aprendiz de comunista, no reconozco más autoridad que la razón. Todos nos podemos equivocar, incluso Anguita. Y estamos en la obligación de ejercer la crítica y la autocrítica. Yo no estoy en contra ni de los líderes, ni de los referentes, ni de los dirigentes. Pero me rijo por el criterio de la práctica y por las enseñanzas de nuestros mayores: ”Ni en dioses, reyes, ni tribunos/está el supremo salvador” Algunos fans  de Anguita le profesan (él bien lo sabe porque yo le he visto combatirla en la práctica) una adoración “cuasi religiosa” incompatible  con los ideales comunistas. Por eso no son capaces de utilizar argumentos racionales o discutir ideas sino que se centran en “criterios ad hominen”.  Todo lo contrario que pregona Anguita. Le pido a Julio Anguita que reflexione sobre esa contradicción.

5)Las discrepancias que pueda tener Julio Anguita con Izquierda Unida o el Partido Comunista de España, lo mismo que las que pudiéramos tener cualquier militante, debieran sustanciarse  por vía orgánica. Las declaraciones de Anguita sobre su futuro voto son realmente graves. Al hacerlas un militante tan señalado no pueden tener otro efecto que desmoralizar a nuestros afiliados y nuestro electorado. Es una grave irresponsabilidad que favorece todas las demás opciones electorales y, muy principalmente, al PSOE y al PP. Yo espero que rectifique y haga público su voto a la candidatura que presente Izquierda Unida para las próximas elecciones europeas.

Hay algunos que aconsejan que estas cosas es mejor no “meneallas”, que hay que silenciarlas. No puedo estar de acuerdo. Mi experiencia práctica es que cuanto más debilidad se demuestra, más agresiones se reciben.

6) ¡Ah!, se me olvidaba. Estos escritos no tienen  nada que ver con la postura de Anguita referida al gobierno andaluz. Postura con la que me encuentro más en sintonía que con la contraria pero que, de cualquier manera, deberemos resolver colectivamente, respetando las decisiones de nuestro “soberano”: los afiliados y afiliadas a Izquierda Unida.

 

Juan Segura Fernández

Continuar leyendo