Connect with us

Morón

Opinión. Es tremenda, es tremenda… la poca vergüenza del periodismo español

Publicado

on

_Se están cubriendo de gloria. Digo de gloria pero el lector y la lectora inteligentes sabrán de qué quiero decir que se están cubriendo: de una sustancia nada gloriosa, viscosa y apestosa, bien conocida por los paseantes de perros, esos seres que tienen que humillarse, para recogerla ante la amenaza de multa.

Fake news descaradas, dar por verdad siempre lo que dice una parte sin atender lo que diga la otra, asumir la presunción de culpabilidad de un hecho manifestando al mismo tiempo que dicho hecho todavía no se ha comprobado y repetir dicha culpabilidad insistentemente sin esperar que se aclare, utilizar traducciones falsas, fotos que no se corresponden con la información que se está dando, y un etcétera que incluye toda la panoplia de trampas y artimañas conocidas para prostituir la información.

Mucho antes de que empezara el conflicto armado entre Rusia y la OTAN, en suelo ucraniano, EE.UU. ya había señalado que Rusia y China eran sus enemigos. Y le había pedido a la UE que como tal los reconocieran.

No competidores, ni adversarios, sino enemigos.

Y naturalmente, los enemigos son los malos. Señalados como los malos de la película, China y Rusia, tienen que ser combatidos por todos los buenos del mundo. Incluyendo a la grey de periodistas mercenarios, ignorantes y/o acríticos.

Voy a contarles a ustedes un caso para que se puedan hacer una idea de lo monstruoso de la situación.

Hace dos o tres días, la periodista de RNE, Pepa Bueno, ante una información sobre el confinamiento en Sanghai (China) exclama enfáticamente escandalizada: Es tremendo, es tremendo… lo que están pasando los ciudadanos de Sanghai.

No es un caso particular. Casi todas las informaciones que he oído o leído sobre este tema en España son del mismo tono: acusan a China de preocuparse por que los contagios de COVID no se extienda por su territorio, preservando así la salud de sus ciudadanos.

Estos periodistas sinvergüenzas o criminalmente desinformados, pretenden desconocer la realidad y dar lecciones a China de “democracia”. La política de China sobre el COVID, denominada COVID CERO, consiste en combatir la expansión del virus a toda costa.

Nada que ver con la política criminal practicada por todo Occidente de atender antes a los dueños de los bares, discotecas y otros comercios e industrias diversos que a la salud de las personas.

Si China hubiera seguido la política COVID de los Estados Unidos de América, y demás adláteres occidentales,  tendría actualmente 4 millones de muertos ya que los EE.UU tienen un millón y China tiene cuatro veces más población. Sin embargo el COVID ha matado sólo a unos 5 mil ciudadanos chinos.

En verdad, en verdad  os digo que es tremenda, tremenda, …insalvable, la diferencia de mortalidad por el COVID entre Occidente y China. Que no hay comparación posible entre la preocupación y atención de las autoridades chinas hacia sus ciudadanos que la que ha habido en Occidente.  La prueba está en los datos que podéis ver en cualquier página de internet.

Por eso es tan tremenda, tan tremenda…  la poca vergüenza de informadores como Pepa Bueno. Y digo que es falta de vergüenza porque Pepa Bueno y cualquier otro periodista  no pueden ignorar estos datos básicos que están  al alcance de cualquiera.  

Y sálvese quien pueda. Soy consciente de cometer una “generalización  excesiva” Pero al mismo tiempo sé que Pepa Bueno no es de lo peor.

Continuar leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *