Connect with us

Opinión

El gran timo de Fagor

Publicado

on

Cartas al director. Antonio Sánchez Acosta.

Cartas al director. Antonio Sánchez Acosta

 

La clase obrera española se conmocionó el  día 16 del pasado mes al conocer las noticias difundidas por los medios de comunicación sobre la situación económica de la cooperativa  guipuzkoana Fagor Electrodomésticos que la ha llevado a presentar un preconcurso de acreedores al no poder hacer frente a la deuda que tiene acumulada que oscila entre los 800 y los 1000 millones de euros. Tela marinera como diríamos aquí.

 

Todos los medios de comunicación, y en especial los de Euskadi, se han limitado a resaltar las consecuencias que de diversos tipos, en especial las sociales, que deviene del eventual cierre de esa insigne cooperativa. Se habla de la pérdida de unos dos mil empleos solo en España y con mayor profusión en Euskadi. Pero poco se habla de la situación en la que quedaran  los trabajadores que Fagor tiene contratado fuera de España (Francia, Italia, Polonia, Marruecos, etc.)

 

Lo lamentable de la situación es el oscurantismo con el que los medios de comunicación de Euskadi están difundiendo las noticias y el carácter que le vienen dando. Una crisis que como todas tiene sus causas y sus responsables. La están “vendiendo” como si hubiera surgido por generación espontánea; ni la menor crítica,  ni el menor análisis, ni la menor valoración. Los medios de comunicación de Euskadi  por el chovinismo nacionalista, están ocultando las vergüenzas de los directivos de la cooperativa dejando entrever que la responsabilidad de la crisis tiene como causa el devenir del destino; los mercados, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, etc.etc. Por ejemplo ningún medio ha publicado que algunos directivos de la cooperativa han cambiado sus cuentas bancarias personales para así eludir su responsabilidad en la crisis, mejor dicho en el timo. Como también que Fagor ha actuado como un banco malo con los socios vendiéndoles 40 millones de euros en participaciones preferentes voluntarias, negándose a devolverle el dinero, y otros vergonzosos episodios del mismo estilo.

 

 Nada sucede por generación espontánea, y en este timo  menos aún, como se han encargado de demostrar un reducido grupo de socios de la cooperativa ante los escasos medios de comunicación que les han brindado la posibilidad de poder dirigirse a la opinión pública. Para ellos mi  apoyo  y mi  solidaridad por la titánica lucha que llevan emprendida contra los desaprensivos directivos reconvertidos al capitalismo, que han sido los  responsables del gran timo del que han sido victimas los  trabajadores  y la inmensa mayoría de los socios de la cooperativa que para ellos ha supuesto no sólo la pérdida del puesto de trabajo, sino su total ruina económica, al tener que participar con sus bienes personales en el pago de la deuda contraída por la nefasta gestión de aquellos

 

En mi condición de damnificado de los estragos producidos por los directivos, fui despedido tras el cierre del centro de trabajo de Sevilla en  junio del 2006, quiero denunciar a los  “guipuzkoanos boys”  porque en su alocada carrera por catar las mieles de la globalización (ellos le llaman  internacionalización) cambiaron de trinchera, abrazando las ideas y practicas, indeseables,  del capitalismo, el sistema económico que pretendía suplantar el grupo fundador de la cooperativa. Decían  en su ideario “pasar de la soberanía del capital a la soberanía del trabajo”. Y ya lo han visto ustedes en que ha quedado el modelo empresarial creado en 1956  y premiado por el Papa Juan Pablo II.

 

 

Continuar leyendo