Connect with us

Opinión

OPINIÓN. «El eje del mal». Por Juan Segura

Publicado

on

El lema del “buenismo” en su mayor grado dice “to er mundo es güeno” . Lo digo en andaluz porque el buenismo tiene mucho predicamento por estas tierras aunque al escribir la palabra recuerde…

_El lema del “buenismo” en su mayor grado dice “to er mundo es güeno” . Lo digo en andaluz porque el buenismo tiene mucho predicamento por estas tierras aunque al escribir la palabra recuerde a un leonés, presidente del gobierno de España por más señas.

 

 

Me gustan las personas “buenistas”. Pero no hasta llegar a la tontería. Porque el mal, la maldad, los malvados y malvadas, existen. Una de las principales tareas de cualquier persona que se precie consiste en distinguir entre el mal y el bien. No sólo es uno de los principales temas de la filosofía de todos los tiempos sino que tiene suma importancia en nuestra peripecia vital.

 

Conviene no ser fariseos y no creernos buenos totalmente. El bien y la virtud están tan relacionados como los vicios con el mal. Y defectos a corregir, para ser mejores, tenemos todos.

 

 

Pero una cosa es que nos reconozcamos como “pecadores de la pradera” como decía Chiquito de la Calzada y otra que no sepamos distinguir entre males. Entre robar en un supermercado o desencadenar una guerra de agresión hay un abismo.

 

Bush, Blair, Aznar y Durao Barroso en las Azores eran los representantes del diablo, en el cual, como buen ateo, no creo más que simbólicamente. Por eso estoy totalmente de acuerdo con Hugo Chávez cuando en la tribuna de la ONU dijo, después de que hubiera intervenido George W. Bush, aquí huele a azufre. Desde los años 50 en adelante los EE.UU huelen a azufre.

 

Huele a azufre también Trump y la administración yanqui actual, particularmente el Departamento de Estado (Ministerio “injerencia en los asuntos internos” que no de Asuntos Exteriores) y el Pentágono (Ministerio de “guerras de agresión” que no de Defensa). Huelen tanto a azufre por  estar  haciendo la vida imposible a muchos pueblos con bloqueos y sanciones en estos tiempos de pandemia, les revienta ver a Cuba ayudando a Andorra, a Italia, a Surinam…

 

 

Son tan malvados que no les interesa ni siquiera la salud de sus conciudadanos que van a morir como moscas en los próximos meses. Ya tienen a quien culpar: “al virus chino”. La maldad existe y la estupidez también. Procuremos alejarnos de ambas.

 

 

 

 

 

 

 

Continuar leyendo

Publicidad