Opinión. Democracia y policía.

Escrito por  Diderot. Opinión Lunes, 23 Diciembre 2013 07:04
Valora este artículo
(0 votos)

Reflexionemos un poco. En un estado democrático los ciudadanos y ciudadanas no deberían tener ningún miedo a la policía. En teoría está para defender los derechos y garantías constitucionales.

Pero ocurre con frecuencia que en países considerados democráticos (lo vemos todos los días por la televisión) la policía actúa brutalmente contra la ciudadanía: gases lacrimógenos, manguerazos de agua, bolas de plástico disparadas con fusiles que vacían ojos o matan, apaleamiento de ciudadanos inermes en el suelo con porrazos, patadas que, a veces ocasionan muertes,… todo ello es el pan nuestro de cada día en la “democrática” Europa, incluyendo a España, los “superdemocráticos” EE.UU y en otros países menos “democráticos” pero en la órbita occidental.

Y si eso pasa en la calle, a plena visión de las cámaras de televisión, que luego lo retransmiten para que lo veamos todos, no me digan ustedes lo que pasará en los ámbitos cerrados donde no existen cámaras ni micrófonos.

¿Dónde no ocurre nada de esto durante más de 50 años?

En Cuba. En Cuba no hay material antidisturbios: tanques con agua, gases lacrimógenos, fusiles que disparan pelotas de goma. Nada de eso hay en Cuba.

Las manifestaciones en Cuba durante más de cincuenta años han sido todas a favor de la revolución. Algunas de más de un millón de personas (en Cuba hay once millones de habitantes)

En los peores momentos del periodo especial (año 92 o 93), un grupo del lumpen que hay en toda sociedad, empezó a ocasionar destrozos en el Centro de La Habana.

¿Llegaron los policías a reprimir a los revoltosos? ¡Qué va! Al enterarse Fidel que tal estaba sucediendo se presentó en el escenario rápidamente y les dijo a los revoltosos más o menos lo siguiente: “Aquí el máximo responsable de lo que está sucediendo soy yo. Así que en vez de utilizar los palos para romper el mobiliario y los escaparates, utilícenlos en mi contra”

La gente reaccionó vitoreándole, agacharon la cabeza avergonzados y se fueron, tranquilos, para su casa.

Esta historia no se la va a contar a usted ningún gran medio de comunicación dominados, porque son sus propietarios, por los capitalistas. Pero se lo contamos nosotros. Si no nos cree, investigue, profundice, estudie. Y una vez que haya hecho todo ello sacará sus propias conclusiones.

La nuestra es que en Cuba, la policía no es enemiga de la población, sino todo lo contrario. Es un dato más que nos permite afirmar que en Cuba, en contra de lo que dice toda la prensa capitalista, hay más democracia que en Europa y que en los Estados Unidos. El pueblo de Cuba tiene el poder de que su policía no los apalice. Y eso es la democracia: el poder del pueblo (demos=pueblo; cracia=poder). Así de sencillo.

Diderot.

Modificado por última vez en Lunes, 23 Diciembre 2013 07:17