¿Sabe usted por qué los recortes no afectan a la Iglesia Católica?

Escrito por  DIDEROT Opinión Lunes, 24 Junio 2013 07:15
Valora este artículo
(0 votos)

Es sorprendente que, en el panorama de recortes a todo tipo de servicios, incluyendo los  básicos (sanidad, educación, dependencia…) por el que estamos atravesando, la Iglesia Católica siga percibiendo del Estado las mismas cantidades, sin ninguna merma sustancial.

Es evidente la necesidad que tiene la sociedad de médicos, enfermeras, medicamentos, becas, personas que atiendan a los ancianos, impedidos o discapacitados… El Estado está recortando en todos estos capítulos porque dice que no tiene dinero.

¿Y si tiene dinero para pagar a curas, monjas y frailes?

En una familia con escasos recursos es evidente que lo que primero hay que atender es a lo más necesario: la alimentación, el vestido, el gas, el agua, la electricidad… No es muy lógico que una familia ande pidiendo ayuda para lo elemental y ande gastando en coches de lujo o en viajes al Caribe. Es más, si alguien es fumador y no tiene para comprar alimentos para sus hijos, lo primero que tiene que intentar es dejar de fumar: mejorará su salud y la de su familia.

Hay que tener en cuenta que nuestra actual Constitución dice que España es un estado aconfesional. O sea que España no es Irán, ni Arabia Saudita, ni… donde el Estado está al servicio de los clérigos.

Pero la realidad es que España, digan lo que digan los papeles,  sí es un estado confesional: un estado confesional católico. Por eso el Estado prioriza donde recorta. Y manda al paro a maestros, médicos y enfermeras, recorta en medicinas y en personal y recursos para atender a los dependientes y no recorta a la Iglesia Católica.

La cantidad de dinero que cada año se llevan los clérigos, entre unas cosas y otras, está en torno al 1% de Producto Interior  Bruto: nada más y nada menos que unos 10.000 millones de euros (un billón y seiscientos sesenta mil millones de las antiguas pesetas)

Esto es una enormidad de dinero. Y como el Estado no tiene dinero nos dice que hay que pagar las medicinas, nos amenazan con que vamos a tener que pagar los médicos y los maestros  y el año que viene van a quitar los mil millones a los dependientes.

¿No sería mejor que los 10.000 millones que se lleva la Iglesia al año se emplearan en la escuela, la sanidad, en nuestros mayores y discapacitados y que la Iglesia Católica la pagaran sus fieles?

Todo lo cual demuestra varias cosas:

Primero: Seguimos viviendo en una teocracia, como bajo el régimen de Franco.

Segundo: El PP y el PSOE, el PNV, CiU, UPN, UPyD, o sea la inmensa mayoría de las fuerzas políticas, por ideología, o por otras razones, están al servicio de la Iglesia Católica en contra del pueblo.

Tercero: Si los católicos se pagaran su adoctrinamiento, el resto de la población podría tener sanidad, educación y atención a la dependencia totalmente gratuitas y sin recortes.

¿Por qué estas cosas no las dicen todos los días los tertulianos para que la gente se entere? Porque la COPE, Intereconomía, La 13 y cincuenta mil medios de comunicación más están en manos de la Iglesia. Y los que no dependen directamente de la Iglesia Católica están controlados por sus correligionarios.

Esa es la triste situación que vivimos. Un país completamente en manos del clero que utiliza su inmenso poder, aliado con los banqueros y la monarquía,  para su propio beneficio.

Es imprescindible un proceso constituyente que desemboque en una República de los trabajadores totalmente laica como nuestra II República. Eso para empezar. No estoy proponiendo una quimera. Por el momento me conformo con algo así como lo que existe en Francia. Por algo me llaman Diderot.

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2013 07:32