Opinión. El salario mínimo y los trabajadores. Por Juan Segura

Escrito por  Redacción Opinión Miércoles, 08 Julio 2020 08:05
Valora este artículo
(3 votos)

_Si he “pasao”, lo que he “pasao”

quiero servir de advertencia.

El vivir no será esencia,

pero tampoco es “pecao”

(Atahualpa Yupanqui)

 

No hace mucho tiempo que el salario mínimo estaba por debajo de los 700 euros. Desde que UNIDAS PODEMOS (UP) tiene capacidad de determinar ciertas políticas, el salario mínimo ha subido dos veces.

 

Las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores es proporcional al salario que cada cual cobra y, por tanto, también han crecido.

 

 

Varias posturas se pusieron de manifiesto con relación a la subida del salario mínimo:

 

a)La de empresarios y las derechas y extremas derechas políticas. Decían todos ellos que iba a ser un desastre total para nuestra economía.

 

b)La de los “neutrales”. Se está creando una “clase media”, formada  la mayor parte de ella personas trabajadoras, imbuida de un egoísmo feroz a quien le importa un comino la situación de los más desfavorecidos, aunque sean trabajadores como ellos. Lo único que les importa es que su situación no empeore y les da igual que otros mejoren o empeoren. En realidad no les da igual. Muchos de ellos  piensan como los empresarios o la derechona política y/o emnpresarial, por aquello de que si otros mejoran no vaya a ser que yo empeore.

 

c)Está también la posición de los dirigentes del PSOE. Entre Pinto y Valdemoro. No les parece mal que muchos trabajadores desfavorecidos mejoren (una gran parte votan por sus siglas) pero tienen un miedo atroz a qué dirán los derechosos y temen sus ataques.

 

Por eso ha sido necesario, para vencer todos estos intereses creados, que una fuerza política como UP, apoyada por Izquierda Republicana de Cataluña, presione al PSOE para poder subir por dos veces el salario mínimo interprofesional hasta 950 euros.

 

Una porquería de subida, dicen los super-revolucionarios.  Y no es que no tengan razón. El aumento es más bien modesto y no era, ni mucho menos, lo que solicitaba UP. Pero bueno, mientras tanto no hacemos la revolución, el movimiento obrero jamás ha renunciado a mejorar su situación dentro del sistema capitalista. Esa es la realidad de la vida y los sueños, sueños son (como decía Manolo Morilla que decía Bécquer).

 

 

¿Quiere eso decir que no es legítimo tener sueños? En absoluto. Es positivo tener sueños y luchar por alcanzarlos, siempre que los sueños no nos impidan ver la realidad. Entonces la situación cambia. Pues puede suceder que dichos sueños nos incapaciten para transformarla.

 

La subida del salario mínimo en 250 euros es algo enormemente positivo para los trabajadores que percibían dicho salario mínimo.

 

Las voces contrarias  han callado. Porque, ¿quién es capaz de proponer ahora que se baje? Por supuesto que los capitalistas tienen muchos medios para continuar con la explotación del trabajo. Se trata, hasta que no acabemos con el sistema,  de que el trabajador pueda defenderse con las mejores armas.

 

Los trabajadores afectados por el salario mínimo y el resto de los trabajadores con conciencia de clase y, por tanto, solidarios con todos los trabajadores no sólo de España sino del mundo, deben tomar nota de quién defiende mejor los intereses de la clase obrera.

 

Juan Segura Fernández

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 08 Julio 2020 08:36