CERCA DEL CASTILLO. “Bulos"

Escrito por  Paco Pavía Opinión Viernes, 10 Abril 2020 09:42
Valora este artículo
(4 votos)
Eneko Eneko

_Según el diccionario de la R.A.E.   , BULO significa… “NOTICIA FALSA QUE SE DIFUNDE, GENERALMENTE, CON EL FIN DE PERJUDICAR A ALGUIEN”.

 

 

Son sinónimos de bulo o mentira:   engaño, patraña, trola, falacia, etc…, también usamos el anglicismo Fake News, aunque me gustan más los que usamos por el sur…”engañifa ”,  “paparruchá ” o la coloquialísima y flamenca “ ohana ”.

 

Bulo es distinto a error o confusión, ya que en el bulo existe alevosía o intención de hacer daño a sabiendas de que es mentira.

 

Desde la existencia del ser humano en la tierra se han usado los bulos por motivos diversos (causas económicas, políticas, etc… o por amoríos varios y desviados). Pero el poder de difusión a lo largo de la historia ha sido distinto dependiendo del lugar, el momento en el tiempo que se elija y el medio tecnológico  que se ha tenido al alcance. (La voz natural, una botella para un naúfrago,  las tablillas de barro sumerias, un micrófono, los papiros egipcios, un altavoz, un teléfono, internet o el lápiz y papel).

 

Imaginaos por ejemplo un bulo en la Prehistoria, pues hubiera llegado a 8 o 10 personas de un clan.

 

 Si por ejemplo el bulo hubiera sido expandido  en Nínive (actual Mosul en Irak) en el año 1.800 antes de Cristo,  hubiera llegado a casi toda la ciudad.

 

 En el siglo de Pericles (Atenas siglo V antes de Cristo) los Bulos los transmitían los poetas y literatos que contaban hechos pasados de una forma artística-metafórica fantástica, de ahí salió la maravillosa Mitología clásica que tanta influencia tiene en la cultura occidental. Pero la Mitología es tan bella y onírica, que no la voy a considerar ni Bulo.

 

Con  la irrupción de los  juglares en la Edad Media, los Bulos llegan a más cantidad de público, ya que estos sacaban más monedillas mientras más comunicaban con sus rimas y versos. Había  bulos malintencionados, poesía improvisada rimada cómo agencia de noticias, pero también historias de amor y celos, y mentirijillas varias para buscarse la vida.

 

Con el nacimiento de la Imprenta  en el Siglo XV…….El dueño de la imprenta, escribe y dice lo que le da la gana y punto.

 

 Esto es hasta hoy día prácticamente igual, el dueño de un periódico de papel, de un portal digital, de una emisora de radio, de un canal de T.V.  , de un móvil con su WhatsApp, o de una agencia de noticias, etc… cada propietario dice, contrata  y opina lo que quiere y se acabó.

 

 Las líneas editoriales existen y la objetividad al 100 % ni existe ni se le espera. Todos decimos lo que pensamos, según nuestra información, nuestras experiencias vitales, nuestros prejuicios, nuestras censuras (internas o externas) y nuestros acervos culturales.

 

También existe un código deontológico periodístico, pero este se lo pasan por el forro una gran cantidad de Licenciados y Licenciadas y una gran cantidad de  población mundial.

 

 Ese código dice …… hay que perseguir la objetividad aunque sea imposible;    hay que contrastar datos;    hay que estar abierto a la investigación de los hechos (y no lanzarlos “alele”);    hay que respetar la presunción de inocencia y  también dice (entre otras muchas cosas teóricas-preciosas) que hay que rectificar las informaciones erróneas.

 

 Pues bien, todo esto se ha saltado “a piola” a lo largo de la historia y se ha acentuado con  la Revolución digital y el acceso universal a redes sociales, cualquiera de nosotros es periodista, médico, opinador, abogada o cualquier cosa, porque sabemos de todo y opinamos de todo alegremente y los códigos también los obviamos.

 

FAKE NEWS. ¿Por qué las (noticias falsas) se difunden más rápido que las noticias verdaderas?.

 

Pues porque los seres humanos tenemos “guasa”. Nos estimula más la difusión de una muerte que decir que ha habido una fiesta; nos pone más contar una infidelidad que la felicidad de una pareja; nos mola más comentar que alguien se ha arruinado a decir que le va bien. Construir una casa es muy difícil y se necesitan muchas manos (albañiles, arquitectas, peritos, peones, transportistas, pintores, carpinteras, etc…). En cambio….para destruir esa misma casa, solo se necesita un botón para activar una bomba y arrasarla.

 

 También con manejar el joystick de un dron militar desde Fort Worht en Texas, se puede bombardear sin pestañear una aldeílla de Irak, Afganistán, Libia, Somalia, Libia o Siria. (Esto lo habéis visto todos en las películas yankees ¿eh?).

 

 OBVIAMENTE, DESTRUIR ES MÁS FÁCIL QUE CONSTRUIR.

 

Un ejemplo claro de Bulo actual: un ser humano llamado Alvise Pérez pone un tweet que dice:

 

   “¿Sabéis qué ex – alcaldesa de 76 años ha recibido en su casa un respirador personal de la empresa “VitalAire” para evitar acudir a un Hospital Público y hacer cola cómo el resto de los españoles?”.

 

 Pues bien….sale la implicada a desmentir el tema y a explicar que no está enferma. Al momento comunica la empresa VitalAire a todos los medios que no ha llevado respirador ninguno. Así como el sentido común invita a preguntarse… ¿Cómo demonios alguien va a tener en su casa un respirador, sin tener un médico o enfermero intensivista qué sepa manejarlo?. Como si un respirador fuese un tenedor.

 Pero claro, ese tweet está ya enviado y replicado por cientos de Trolls (perfiles falsos) y  de BOTS (otro palabro digital, aféresis de Robots). Son amplificadores malintencionados de un mensaje digital (Twitter, Facebook,  Instagram,  WhatsApp, etc...) que llega a millones de usuarios sea verdad o no.

 

MIENTE O DIFAMA, QUE ALGO QUEDA. “CALUMNIARE FORTITER ALIQUID ADHAEREBIT”.  Este  refrán en latín, lo amplificó el escritor y filósofo inglés Francis Bacon (no sé si él le puso el nombre anglosajón a la panceta). Bacon en 1625 en su obra “De la dignidad y el crecimiento de la Ciencia”, usó la expresión  “CALUMNIAD CON AUDACIA, SIEMPRE QUEDARÁ ALGO”.

 

Pero lo que amplifica universalmente este concepto, es la famosa Ópera de Rossini “EL BARBERO DE SEVILLA” de 1810, en cuya Aria a La Calumnia (Aria es una canción o parte dentro de una ópera), lo explica muy grácilmente.

 

La calunnia è un venticello,
un’auretta assai gentile
che insensibile, sottile,
leggermente, dolcemente
incomincia a susurrar.

 

Para entender UN BULO  no hay nada tan claro como ver y repasar ahora que tenemos tiempo, la película “LA CALUMNIA” de William Wyler  (“The  children’s  hour”. 1961),  protagonizada por Audrey Hepburn y Shirley MacLaine.

 

El argumento  resumido es la historia de dos maestras de un colegio que castigan levemente a una niña. Esta alumna a partir de su rencor y su despecho, se inventa que las profesoras son lesbianas y se lo va diciendo a su abuela,  padres, compañeras, etc…y esto hace que el rumor se convierta en acusaciones potentísimas (en medio de una sociedad pacata e inculta como la nuestra). Para cuando se aclara el asunto, ya han perdido un juicio por difamación, una de ellas pierde su futuro matrimonio, tienen que cerrar el colegio e incluso se suicida una de ellas.

 

Los Bulos  hacen daño, mucho daño,  también pueden llegar a matar.

 

Intentemos desde nuestra conciencia de “teóricos ciudadanos libres”, a la hora de mandar un mensaje al resto del mundo, que un tanto por ciento muy grande de lo que vayamos a decir sea verdad, ya que al igual que la mentira, tampoco existe la verdad al 100 %.

 

Hay muy pocas cosas que son comunes a toda la humanidad. Quizás solo: que nacemos, que morimos, que todos necesitamos comer, que todos necesitamos  o amar u odiar y que el Betis gane una Liga cada 100 años.

 

“Sinceramente tuyo” es una canción de 1983 de Juan Manuel Serrat de su disco “Cada loco con su tema”, y en ella dice una frase que resume  todo este montón de letras escritas en este artículo castillero.

 

"NUNCA ES TRISTE LA VERDAD,

 LO QUE NO TIENE, ES REMEDIO”.

 

 

Paco Pavía. Morón 9 de Abril de 2020

 

 

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 10 Abril 2020 12:19