Paviso y Procavi, la misma explotación

Escrito por  luchadeclases.org Opinión Martes, 01 Octubre 2019 18:46
Valora este artículo
(1 Voto)

_Hace tres años, denunciamos las condiciones de explotación de la principal productora española de procesamiento de pavo, Procavi, situada en Marchena, una empresa que contaba con una imagen pública impoluta, y que era el orgullo de los líderes del PSOE andaluz que no dudaban en hacer campaña y vanagloriarse en sus visitas a las instalaciones.

 

 

Después de nuestra denuncia pública han cambiado muchas cosas. Nació la Plataforma por la Dignificación de las Condiciones Laborales en Procavi, que agrupó a las organizaciones políticas y sindicales de la comarca, que denunció que el sistema de contratación estaba basado en que cada aspirante a entrar a trabajar debía pasar un mes en la cadena, produciendo pero sin cobrar. Trabajo esclavo bajo la máscara de la formación y que encima estaba promocionado a través de convenios con los Ayuntamientos de la comarca. Una de las primera victorias de la Plataforma fue llevar a los plenos municipales la prohibición de la estafa de los cursos. Ahora todo el que entra a trabajar en Procavi, lo hace cobrando desde el primer minuto.

 

Además, en estos 3 años se han conseguido bastantes avances en cuanto a condiciones laborales: se han percibido aumentos de salarios en las contratas, y mejoras en los descansos y en los calendarios laborales. Sin embargo, como lo que dan con una mano lo pretenden recuperar con la otra, la lucha de la plantilla por dignificar sus condiciones laborales y defender sus propias conquistas no ha acabado. Y, por supuesto, queda por conseguir lo más importante: acabar con la subcontratación y con la cesión ilegal de trabajadores.

 

La explotación se extiende a PAVISO

 

Otra de las consecuencias de la lucha en Procavi, fue el despido del gerente Alfonso Serrano, lo que le permitió centrarse en su propio campo de explotación en la localidad sevillana de El Viso del Alcor.

 

Ahora el modelo de Producción de Procavi se vive también en el Grupo Empresarial AviSerrano, al que pertenece Paviso y contratas como Jovi Serrano (Pinchos Jovi). Un modelo de producción basado en unos ritmos extenuantes de producción, que llegan al punto de producir desmayos o a hacerse sus necesidades encima, y en la creación de un entramado de contratas para dividir a los trabajadores y trabajadoras con diferentes convenios colectivos y diferentes condiciones, impidiendo la organización de la totalidad de la plantilla.

 

Al igual que pasaba en las contratas de Procavi antes de la organización sindical de los trabajadores, la plantilla no cuenta con un calendario laboral, lo cual impide la conciliación familiar y la planificación del tiempo personal, algo que se agrava con que las horas extras hasta ahora son impuestas como obligatorias. Dichas horas no se cobran, sino que se descuenta tiempo de trabajo cuando la fábrica por alguna razón (ajena al trabajador) decide interrumpir su producción. Es decir, hacen horas extraordinarias y a la mañana siguiente, si la empresa acelera la cadena y la producción termina antes de tiempo, mandan a la plantilla a casa y les quitan las horas del día anterior.

 

 

La plantilla trabaja bajo la tiranía de la gerencia de la empresa, que utiliza a los monitores para humillar diariamente a los operarios. "Sois unos mierdas", "aquí mandan mis huevos" , "no servis para nada" son algunos ejemplos del trato vejatorio que tienen que soportar. Además, ya se están produciendo las primeras represiones sindicales dentro de la empresa a algunos miembros del comité recientemente constituido, que tienen que ver cómo se les asignan los trabajos más duros sin la rotación que regularmente sí realizan el resto de trabajadores. Además, se están llevando a cabo despidos aleatorios alegando “falta de actitud” para introducir más miedo entre la plantilla.

 

Por si fuera poco, la empresa, en su empeño por ahorrar costes de donde sea, está poniendo en riesgo la salud de los trabajadores y las trabajadoras, pues no pone a su disposición todo el material de prevención de riesgos necesario. Además tampoco cuenta con un plan de evacuación. ¿Y si un día ocurre una desgracia?

 

Por la unidad de las plantillas

 

Estas son las condiciones laborales que han dado lugar a una situación insoportable y que han propiciado la constitución de comités de empresas, tanto en la matriz, como en una de las contratas. La plantilla se ha hartado de sacrificar tiempo, salud y dinero. Sólo piden trabajo digno.

 

 

Es el momento de la unidad. No hay tiempo que perder para organizar un comité de lucha unitaria en Paviso, que agrupe a trabajadores de la matriz y de las contratas, bajo las mismas reivindicaciones:

 

  • No a la subcontratación.

  • Calendario laboral Fijo.

  • Respeto jornada 8 horas

  • Basta abuso contratos temporales

  • Ni una humillación más a los trabajadores

  • Garantizar la seguridad y la salud laboral

  • Cada despido debe ser comunicado y justificado ante las secciones sindicales

 

Nos quieren separados, respondámosles unidos.

Modificado por última vez en Miércoles, 02 Octubre 2019 06:56