Policía Local de Arahal pide que se extremen las precauciones ante el aumento de robos.

Escrito por  Redacción Noticias de la Provincia Lunes, 03 Septiembre 2012 20:25
Valora este artículo
(0 votos)

El pasado viernes se produjeron dos hurtos en plena calle cuyas víctimas han sido dos mujeres, una de ellas una anciana.

El Jefe de la Policía Local de Arahal, Antonio Brenes, hace un llamamiento a la población para que extreme las precauciones ante el aumento de robos y hurtos que está sufriendo  la población en los últimos días. 

Antonio Brenes avisa que la situación puede empeorar durante los días de feria. 

Todos los años los efectivos policiales se concentran en la zona de la feria y su entorno durante los cinco días que dura la fiesta. “La situación este año ha empeorado posiblemente por la crisis por lo que es más prudente dedicar parte de nuestra atención al resto de las zonas del pueblo. El Alcalde está de acuerdo con esta propuesta desde el primer momento de plantearla”, explica el jefe de la Policía Local.

Precisamente el pasado viernes se produjeron dos hurtos en plena calle cuyas víctimas han sido dos mujeres, una de ellas una anciana. A una de las mujeres le quitaron el dinero del bolso, tras salir del banco; a la otra, dos jóvenes, después de ofrecerse a llevarles la bolsa de la compra, le sustrajeron del interior de su casa la cartera con 40 euros, donde entraron para beber un vaso de agua.

Uno de los hurtos se ha produjo sobre las 11,30 horas de la mañana del viernes 31 de agosto. Una señora, que responde a la inicales, C.C., se dirigía a su casa con la bolsa de la compra y por la calle Nueva dos niños, de aproximadamente 12 o 13 años, se le acercaron ofreciéndoles su ayuda. La mujer accedió y la acompañaron hasta su domicilio en la calle Tahona.

Al llegar dejaron la bolsa en el portal y ella la recogió y entró en el domicilio, los niños se quedaron en un primer momento en la acera de enfrente. La mujer dejó la bolsa encima de la mesa junto con la cartera. Al poco tiempo, uno de ellos entró y le pidió un vaso de agua, momento en que el otro menor aprovechó para llevarse el monedero.

La mujer cuando se dio cuenta salió a la puerta dando voces y los niños corrían hacia la calle Victoria. En la cartera llevaba 40 euros, papeletas de una tienda y una imagen del Cristo de la Misericordia.

 

Los dos menores iban bien vestidos y cuidados, según la descripción que ha realizado la mujer a la Policía Local que declaró no haberlos reconocido.