La Audiencia reabrió la causa del tren descarrilado en Arahal porque puede haber una imprudencia grave

Escrito por  Redacción Noticias de la Provincia Miércoles, 20 Mayo 2020 10:11
Valora este artículo
(1 Voto)
Estas imágenes incorporadas al informe muestran cómo se encontraban las vías debido a las fuertes precipitaciones registradas durante las horas previas al siniestro. Estas imágenes incorporadas al informe muestran cómo se encontraban las vías debido a las fuertes precipitaciones registradas durante las horas previas al siniestro.

_La investigación judicial por el accidente de tren de El Aharal fue archivada en enero de 2019 por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Marchena, pero la Audiencia de Sevilla decidió el 10 de enero de 2020 –tan sólo 14 días antes de que se presentara el informe de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios–, la reapertura de la investigación para que se practicaran una serie de diligencias que el tribunal considera necesarias para el esclarecimiento de los hechos.

 

 

El auto de la Sección Primera de la Audiencia señalaba expresamente que de la investigación practicada hasta el momento “no se puede descartar la existencia de una imprudencia grave o menos grave”. En este sentido, sostiene que si el maquinista de un tren “alertó de la situación de inundación en un punto kilométrico determinado, el servicio de Control de Tráfico Centralizado interrumpió la circulación de la línea a las 09:30 horas aproximadamente para que sea inspeccionado el tramo por el servicio de mantenimiento y el descarrilamiento se produjo media hora después aproximadamente, no resultan superfluas la práctica de aquellas diligencias necesarias e imprescindibles para verificar si el responsable del servicio, antes de restablecer el tráfico viario en esta vía, realizó las comprobaciones necesarias, a través del servicio de mantenimiento o de cualquier otra forma, para revisar las condiciones de la misma”.

 

Sobre todo, prosigue el tribunal, “teniendo en cuenta que la situación de inundación fue apreciada en dicha línea horas antes del accidente, según consta en la documentación remitida para la resolución del presente recurso”.

 

 

Por ello, la Audiencia no descarta que en este caso haya un delito de imprudencia grave o menos grave, y la decisión de archivar las actuaciones “debe ser adoptada después de una completa investigación” en la que se descarte la perpetración del delito.

 

El tren 13901 sufrió el accidente sobre las 10:10 horas del 29 de noviembre de 2017 y circulaba a una velocidad de 143 km/h cuando se produjo el descarrilamiento, según recoge el informe, que explica que el tren recorrió 410 metros descarrilado una vez que el maquinista accionó el freno de emergencia al “observar la falta de balasto en la vía”.

 

 

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 20 Mayo 2020 10:13