Morón también registró en octubre la máxima temperatura nacional, muy por encima de sus valores históricos

Escrito por  Redacción Morón Jueves, 20 Octubre 2022 18:00
Valora este artículo
(2 votos)

_Según los datos facilitados por AEMET, la temeperatura media de la perimera quincena de octubre de 2022 en Morón fue de 31 grados, mientras que la media del periodo de referencia 1991-2020 fue de 26,9. Supone una diferencia de 4,1 grados.

 

 

Aunque empieza un descenso acusado de las temperaturas, y se esperan lluvias en buena parte de la Península, hemos vivido un octubre más cálido de lo normal. A nivel nacional, la Aemet registró máximas de 34 grados en Morón de la Frontera, en Don Benito (Badajoz), y Córdoba, lo que supone entre 7 y 10 puntos por encima de sus valores históricos. Los datos confirman la sensación que se vive en la calle: ha hecho un calor que no es normal. Y, aunque es algo generalizado en toda España, Castilla y León se ha llevado la peor parte si miramos la desviación de los valores habituales.

 

 

Además de Palencia y el sur de Cantabria, algunas de las mayores anomalías en la primera quincena de este mes se han dado en Soria, donde las diferencias fueron de 6,4 grados. Y en estaciones de Burgos, Zamora y León, los termómetros han subido cinco grados más, de media, por encima de lo normal en el periodo de referencia.

 

Las mínimas, aunque en menor medida, también han aumentado. En el mapa, la Comunidad de Madrid destaca por ser el lugar donde las temperaturas más bajas han visto mayor incremento, con diferencias de más de dos grados en Colmenar Viejo, el Puerto del Alto del León y Navacerrada. También, más al norte, se han visto incrementos cercanos a los tres grados en Huesca, Lugo o Gijón. Solo en el sureste peninsular, donde octubre comenzó con episodios de gota fría, y en el archipiélago canario, con un clima más suavizado, se han dado registros inferiores respecto a la serie histórica.

 

 

“Las variaciones de temperatura dependen mucho de la escala temporal y espacial que estemos utilizando”, advierte el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo. Aunque señala que desviaciones de siete grados de media, como la registrada en Palencia, son “una anomalía muy destacable” a pesar de que el rango analizado sea de solo 15 días. En esta época del año, lo habitual son las entradas de masas de aire desde el Atlántico, que suelen traer precipitaciones, lo que contribuye a enfriar el clima. Sin embargo, se han sucedido varios flujos de aire subtropical por el sur, desde África, acompañados de calima y sin apenas lluvias.

 

“No es normal, aunque sea explicable”, opina Ernesto Rodríguez, portavoz de la Asociación de Meteorología de España. En el caso de los registros de Castilla y León, el aire procedente del sur forzó a las masas de aire a superar el sistema Central, lo que dejó algunas precipitaciones en Madrid. Así, llegaron resecas y recalentadas a la meseta norte debido al efecto Foehn, explica este meteorólogo. “Una cosa es que sea normal, otra que sea raro y otra que sea excepcionalmente raro. Estamos hablando de situaciones bastante excepcionales”, sentencia Rodríguez.

 

Los datos de octubre, comparados con la serie histórica, son propios de finales de verano. De hecho, en 24 provincias, las desviaciones de las máximas respecto al periodo de referencia en este mes han sido incluso mayores que las de la primera mitad de agosto, cuando tuvo lugar la última ola de calor estival.

 

“Son temperaturas de finales de agosto o principios de septiembre, sobre todo las nocturnas”, valora Del Campo, quien añade que en alrededor de 60 estaciones de la Aemet, en la madrugada del 18 de octubre, no se bajó de los 20 grados. Son valores propios de noches tropicales. De cumplirse las previsiones, pese a la actual bajada de temperaturas, “octubre de 2022 podría terminar como uno de los tres más cálidos de la serie histórica”, afirma el portavoz de la agencia. Un récord más que añadir a los 42 días de olas de calor de este último verano.

 

UN CALOR CADA VEZ MÁS NORMAL

 

Una de las principales consecuencias de estos episodios es la ausencia de precipitaciones, lo que, a su vez, provoca que los periodos de sequía sean más largos y acuciados. Así lo reflejan los datos sobre el nivel de los embalses, extraídos del Boletín Hidrológico Nacional y que muestran una caída del 20% en la semana del 11 al 18 de octubre respecto a las mismas fechas de 2021, descendiendo hasta el 31,9% de su capacidad. A esto se suma un mayor riesgo de incendios forestales, especialmente en el tercio norte peninsular.

 

Las declaraciones del portavoz de Aemet apenas dan pie a la esperanza: “Está previsto que en nuestro país nos toque la ‘china’… Además de más calor, vamos a tener también periodos de sequía más largos por extensión de los climas áridos del norte de África”.

 

Del Campo sostiene que España se tendrá que preparar para afrontar esta situación, ya que su mitigación depende del esfuerzo de todos los países. El meteorólogo descarga gran parte de la responsabilidad en las decisiones que los gobiernos tomen en la próxima cumbre del climaque tendrá lugar en Egipto entre el 6 y el 18 de noviembre. “Aún hay tiempo de evitar lo peor del cambio climático, ¿no?”, concluye haciendo un esfuerzo por dar un mensaje optimista.

Modificado por última vez en Viernes, 21 Octubre 2022 06:28