La población de mosquitos transmisores de virus del Nilo se dispara

Escrito por  Diario de Sevilla Morón Martes, 02 Agosto 2022 20:13
Valora este artículo
(1 Voto)

_La fiebre del Nilo ha vuelto a Europa, pero, de momento, no a Sevilla. El Instituto Superior de Sanidad italiano confirmó hace unos días el primer caso de infección en humanos este verano, un paciente que ha sufrido a causa del virus una "infección neuroinvasiva".

 

 

Es el único detectado hasta ahora en el continente europeo donde la provincia de Sevilla juega un papel de riesgo elevado tras los brotes de 2020 y 2021 que se saldaron con la muerte de siete y tres personas, respectivamente.

 

 

No obstante, la situación ha cambiado este año y hasta la fecha no se ha detectado la presencia del virus en la provincia. Lo que sí confirman desde la Estación Biológica de Doñana, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y encargada de controlar la presencia de mosquitos transmisores del Virus del Nilo Occidental en Andalucía (Culex perexiguusCulex pipiens y Culex modestus), es un aumento progresivo de esta especie en las trampas que el organismo tiene colocadas para este proyecto de investigación –centrado en la abundancia del insecto y en la detección y estudio de los virus que porta desde el brote de 2020- en los términos de La Puebla del Río, Coria y Palomares.

 

"Se trata de un aumento desproporcionado detectado en las últimas semanas", avisa Jordi Figuerola, investigador principal del CSIC en la Estación Biológica de Doñana, experto en zoonosis (patógenos que pasan de animales a humanos con facilidad), al frente del equipo de seguimiento del Virus del Nilo Occidental en mosquitos y aves de este proyecto, que apunta que el año pasado por estas fechas "la captura era menor, pero ya se había detectado el virus".

 

Aunque el aumento de la población de mosquitos transmisores es generalizada en las tres trampas que controla el CSIC en la provincia, Figuerola alerta de su elevada incidencia en La Puebla del Río donde, concretamente en el sector sur del municipio, se llegaron a capturar el pasado 22 de julio casi 1.600 ejemplares.

 

 

"Es la mala noticia, el aumento de la presencia de mosquitos de las especies que pueden transmitir el virus, pero la buena es que, pese a esa mayor incidencia, no se ha detectado el virus en una fecha en la que el año pasado ya se habían cogido mosquitos infectados", apostilla el científico. La misma circunstancia se da en las trampas situadas en Palomares del Río, donde se rozaron las 1.000 capturas el mismo día, y en las localidades rurales de La Cañada de los Pájaros y Dehesa de Abajo, donde el volumen de especies transmisoras capturadas supera las 10.000 y 4.500 ejemplares, respectivamente.

Ante esta situación, el experto en zoonosis recuerda a la población la importancia de protegerse de las picaduras de los mosquitos por esa mayor presencia de insectos este verano, sobre todo, en las tres localidades controladas por el proyecto en La Puebla del Río, Coria y Palomares, pero también en la veintena de municipios sevillanos que la Junta de Andalucía incluyó en su mapa de riesgo el pasado mes mayo. "Disponer de mosquiteras en las casas, evitar zonas húmedas a primera y última hora del día, usar manga larga cuando sea posible y repelentes son las armas del ciudadano para evitar infecciones que puedan transmitir los mosquitos en sus picaduras", sostiene Firguerola.

 

 

La fiebre del Nilo es una enfermedad causada por el virus del Nilo Occidental y está muy extendida en África, Asia occidental, Europa, Australia y América. No se transmite de persona a persona, sino a través de la picadura de mosquitos, especialmente de la especie Culex. Otros reservorios son las aves silvestres y algunos mamíferos, especialmente los caballos, pero también perros, gatos o conejos y en el sur de Europa el virus está firmemente establecido en las aves. A principios de los años 2000 se registraron los primeros casos en caballos infectados y a partir de 2008 se produjeron infecciones en humanos en varias regiones.

 

En la provincia de Sevilla, en 2020 se registró el mayor brote de la enfermedad en la historia de España que se cobró la vida de siete personas. Entonces se registraron 76 casos (40 confirmados y 36 probables) en toda Andalucía. El año pasado, el virus del Nilo se cobró la primera víctima mortal el 20 de agosto. Posteriormente, otras dos personas perdieron también la vida a causa de la infección provocada por un mosquito. Los Ayuntamientos de las localidades más afectadas por la presencia de mosquitos critican la pasividad de la Junta en el control de la especie.

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Martes, 02 Agosto 2022 20:16