La plantilla de la Base será la única en Andalucía que sufrirá cuatro expedientes de regulación de empleo en los últimos 12 años

Escrito por  La Vanguardia Morón Miércoles, 08 Junio 2022 09:24
Valora este artículo
(1 Voto)

_CSIF lamenta el nuevo ERE de la base de Morón y defiende que los partidos políticos "no pueden permitir a multinacionales norteamericanas pisotear de esta manera los derechos de los trabajadores españoles".

 

 

El representante de CSIF en el comité de empresa de KBR, la sociedad adjudicataria del contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África correspondiente a los servicios de ingeniería civil, apoyo logístico, salud e higiene industrial de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), cuyo uso comparten España y Estados Unidos, ha lamentado que la entidad haya anunciando su intención de iniciar un "procedimiento de despido colectivo", es decir un expediente de regulación de empleo (ERE), que seguiría a los diversos procedimientos similares sufridos por la plantilla española de la base desde 2010.

 

 

José Manuel Pérez, delegado de CSIF en el comité de empresa de KBR, ha avisado de que la plantilla española de la base de Morón es "la única en Andalucía que ha sufrido cuatro expedientes de regulación de empleo en los últimos 12 años"; considerando que los partidos políticos "no pueden permitir a multinacionales norteamericanas pisotear de esta manera los derechos de los trabajadores españoles". "Ningún partido político ha hecho nada", ha enfatizado rememorando los compromisos de los mismos.

 

Al respecto, ha reclamado a los poderes y partidos "que alguien se ponga verdaderamente al frente de esta grave situación y pueda frenarla".

 

José Armando Rodríguez Ardila (UGT), presidente del comité de empresa de KBR, ha explicado a Europa Press que en dicha comunicación, la sociedad contratista de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa no especifica el número de puestos de empleo que pretende extinguir, si bien sí esgrime causas relacionadas con la "producción".

 

A tal efecto, recordemos que el pasado otoño, Estados Unidos trasladaba a Italia el contingente militar de reacción rápida en África que hasta entonces operaba en la base aérea de Morón, que fruto de una enmienda al tratado bilateral de defensa entre Estados Unidos y España, había sido habilitada como base permanente de la fuerza militar norteamericana de despliegue rápido en África.

 

LA PRESENCIA ESTADOUNIDENSE

 

En dicha enmienda, además, ambos países acordaron ampliar a un total de 36 aeronaves, 2.200 militares y 500 profesionales civiles el techo de presencia de Estados Unidos en dicha base.

 

 

Cuando Estados Unidos optó por desplazar desde la base de Morón a Italia su contingente de reacción rápida en África, Rodríguez Ardila defendía que tal traslado no tendría "por qué tener impacto" en la plantilla española de la base, razonando que si la llegada de los efectivos de la fuerza de reacción rápida en África allá por 2013 no se tradujo en la contratación de más personal civil para hacer frente a la situación, ahora "no tiene por qué haber" consecuencias negativas en materia de empleo.

 

En ese marco, recordaba que el incremento de la presencia estadounidense en esta base cuyos servicios civiles gestionan empresas seleccionadas por las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África, había ido acompañado de una reducción paulatina del personal español adscrito a tales servicios de ingeniería civil, apoyo logístico, salud, ambulancia, higiene industrial o servicios postales.

 

LA PLANTILLA ESPAÑOLA

 

El comité de empresa de los mencionados servicios civiles, en ese sentido, lleva años denunciando insistentemente una supuesta estrategia predeterminada de sustitución del personal español por profesionales estadounidenses o directamente militares de dicho país.

 

No sobra recordar tampoco que KBR formaba parte de la sociedad Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), adjudicataria entre 2010 y 2015 de este mismo contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa para la base de Morón.

 

Y es que durante sus años de gestión de los servicios civiles de la base de Morón de la Frontera, cuya superficie corresponde al término municipal de Arahal, VBR acometió hasta tres expedientes de regulación de empleo desprendiéndose de un total de 240 trabajadores, en su inmensa mayoría españoles, durante un periodo marcado por cierto por el crecimiento de la presencia militar estadounidense en la base.

 

Por eso, el presidente del comité de empresa de los servicios civiles de la base de Morón ha recordado este martes que la plantilla lleva ya unos "diez años" reclamando una modificación del tratado bilateral de defensa entre Estados Unidos y España que regula el funcionamiento de dicha instalación militar, al objeto de que sean incorporadas mejoras laborales para los empleados civiles y garantías en materia de mantenimiento del empleo.

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 08 Junio 2022 10:21