El alcalde era el ‘Mayor Hermano’

Escrito por  interviú Morón Martes, 10 Julio 2012 11:56
Valora este artículo
(0 votos)
Manuel Morilla inauguró la plaza de toros de Morón, que lleva su nombre, el 10 de marzo de 2001. Amigo de los toreros, consiguió que dieran aquel día el paseíllo Enrique Ponce, Manuel Benítez ‘El Cordobés’ y ‘El Juli’, con quienes aparece en la foto. Manuel Morilla inauguró la plaza de toros de Morón, que lleva su nombre, el 10 de marzo de 2001. Amigo de los toreros, consiguió que dieran aquel día el paseíllo Enrique Ponce, Manuel Benítez ‘El Cordobés’ y ‘El Juli’, con quienes aparece en la foto.

El exregidor, acusado de pagar con dinero público obras de las cofradías.

Era famoso por apoderar a toreros como Jesulín de Ubrique y Enrique Ponce. Ahora, además, Manuel Morilla –alcalde popular de Morón de la Frontera (Sevilla) entre 2003 y 2011– lo es por las denuncias que recibe: gastó más de 260.000 euros del ayuntamiento en arreglar un camino privado de una hermandad religiosa, construyó ilegalmente su cortijo y permitió vertidos contaminantes. Y deja una deuda de 50 millones.

 

El último informe de la Intervención y la Tesorería de Morón de la Frontera (Sevilla, 28.000 habitantes) data de julio de 2011, un mes después de que Manuel Morilla Ramos (PP) dejara la alcaldía al PSOE, y es demoledor: “El Ayuntamiento padece la peor situación económica y de liquidez de los últimos tiempos (…) La inspección de tributos es casi nula (…) Los gastos de personal, muy por encima de lo permitido por las leyes... El informe califica la situación económica municipal con una palabra: “Insostenible”.

En efecto, Manuel Morilla no dejaba solo la vara de regidor el año pasado, sino también una deuda de 50 millones de euros –más de 1.700 por habitante–, entre ellos 23 millones a proveedores, 24 a los bancos, y casi otros cuatro a la Seguridad Social y Hacienda. Por deberse, se debía hasta la luz: 358.726,53 euros, que ponían incluso “en peligro el suministro”, según el informe municipal.

Pero esto era solo una parte de la herencia del ex alcalde popular. Su sustituto, el socialista Juan Manuel Rodríguez, admite que “es una deuda per cápita de las mayores de Andalucía; pero estamos trabajando en ello. Los proveedores ya han empezado a cobrar”. Rodríguez también sabe, sin embargo, que hay otra herencia: las diferentes denuncias que ha de afrontar Morilla –en algún caso está ya imputado– y, eventualmente, el Ayuntamiento, por diversas irregularidades acaecidas durante su mandato, entre ellas pagar con dinero público determinadas obras privadas, en concreto de las hermandades religiosas de Morón.

Morilla, muy conocido en el mundo taurino como apoderado – llevó a toreros como Jelusín de Ubrique y Enrique Ponce y a rejoneadores como lo hermanos Peralta y Manuel Vidrié-,es ganadero y empresario: la plaza de toros del pueblo es suya. También es un devoto cristiano que llegó a nombrar alcaldesa honoraria a María Auxiliador. Y muy especialmente es devoto de la Hermandad de Jesús, como se conoce popularmente a la real, Muy Antigua,, Ilustre Y fervorosa Hermandad  y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Fuensanta (vulgo de la Cañada), María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista que data del Siglo XVII.

Tan devoto es el ex alcalde que no dudó en prometer a la Hermandad, en vísperas de las elecciones municipales de 2007, arreglarles la llamada Cuesta de Jesús si sus miembros apoyaban su reelección, según la denuncia interpuesta por un vecino y empresario de la localidad ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial y el Tribunal de Cuentas, escritos a los que ha tenido acceso interviú.

En ella, se acusa a Manuel Morilla, como alcalde, u a su hijo Francisco Manuel, entonces concejal de Urbanismo –ambos también hermanos de la cofradía-, de urbanizar en 2007 la Cuesta de Jesús con dinero público: “Pavimentación, escalinatas con barandas (...) saneamiento, jardinería, etcétera”, y que, al parecer, pagó el Ayuntamiento del siguiente modo: 161.135,27 euros con una subvención de la Diputación; 48.531,73 procedentes del Gobierno central, y 52.416,76 del propio municipio; es decir, 262.083,75 euros. Ni el actual Hermano Mayor de Jesús, Antonio Muñoz, ni quien lo era cuando las obras, Antonio Escobar, han querido hablar sobre este asunto. El primero dice que “había otro responsable entonces”, aunque admite a esta revista que la obra “no ha gustado  a todos los hermanos – más de 2000-, porque antes había piedra. Cuestiones estéticas”.

Escobar, a su vez, afirma que ya no es hermano mayor y que no tiene “nada que decir”. En la denuncia, no obstante, se expone que en su día sí declaró a los medios [Europa Press] que la Cuesta de Jesús es “propiedad de la hermandad” y que “el Ayuntamiento ejecutó y pagó las obras en cumplimiento de la promesa electoral del señor Morilla Ramos”, sin convenio previo entre ambas entidades.

La Fiscalía aún no se ha pronunciado; pero el Tribunal de Cuentas ha abierto diligencias con traslado al ayuntamiento moronés, a la Diputación sevillana y a la Abogacía del estado, los entes pagadores. Pero el mayor problema no es ya el dinero empleado, sino cómo se consiguió: la secretaria del Ayuntamiento, Ascensión Serrano, emitió a tal efecto dos certificados contradictorios, como ha podido constatar interviú. En el primero-septiembre de 2006-, se califica jurídicamente la Cuesta de Jesús como “bien de dominio público”, algo imprescindible para recibir las subvenciones. En el segundo, emitido en febrero de 2009 a instancias judiciales –por un pleito de lindes ajeno  a este asunto-. La misma secretaria afirma que “no consta en este Ayuntamiento la declaración de la Cuesta de Jesús como calle pública, ni existe acuerdo expropiatorio o de declaración de dominio público de la referida”.

Según el registro, la calle –para casi todo los moronenses es una calle- y los terrenos donde está la ermita son una finca de pleno dominio de la hermandad desde 1983: Hay sentencias que se acogen al derecho consuetudinario [el que emana de costumbre] que avalan el uso público de la vía”, dice el alcalde, quitando hierro al asunto. Y , en efecto, en 2009 los tribunales decidieron que la  Cuesta de Jesús era un “vial público”, con su saneamiento, alcantarillado, etcétera; pero fue después de la obra patrocinada  por Morilla. En todo caso, la pregunta es por qué, paradójicamente, el Ayuntamiento aportó el segundo documento, contradictorio con el anterior y con las citadas sentencias. Juan Manuel Rodríguez es consciente del problema, pero dice que la secretaria “lleva treinta años aquí y está tranquila con todo esto”.

Todo parece venir de las debilidades religiosas de Morilla, un auténtico mayor hermano...con dinero público, claro. Porque hay más: la construcción de la casa-hermandad del Calvario –otra cofradía- con materiales pagados, también, por el Ayuntamiento, según el empresario antes citado: “Se cogían de un polvero a nombre del ayuntamiento, iban al almacén municipal y terminaban en la casa del calvario. Y con otras empresas de grúas, transportes y aluminios se hizo lo mismo”, viene a decir su declaración. Ni el actual hermano mayor de la cofradía, Andrés Jiménez, ni su antecesor, Juan Martín, tenían conocimiento de estas prácticas, según dijeron a esta revista: “Sólo sé que hay que seguir pagando la hipoteca con La Caixa”, señaló este último. Interviú requirió a Manuel Morilla y a su hijo el exconcejal su versión sobre estos temas, pero rechazaron hablar.

 

 

http://www.interviu.es/reportajes/articulos/el-alcalde-era-el-mayor-hermano

Modificado por última vez en Martes, 10 Julio 2012 11:56