Un médico denuncia su última oferta laboral en las urgencias de Morón: trabajar por 3.75 euros la hora

Escrito por  Basado en un artículo de Patricia Merello, publicado en lavozdelsur.es Morón Viernes, 21 Agosto 2020 10:18
Valora este artículo
(2 votos)
Antonio Hijano junto al vehículo de traslado de los pacientes. Antonio Hijano junto al vehículo de traslado de los pacientes.

_La periodista Patricia Merello, del digital lavozdelsur.es, publicaba ayer la historia de Antonio Hijano, un médico de Jerez que denunció por redes que su última oferta de una trabajo de una ETT  consistía en trabajar para el SAS "por 3.75 euros la hora" en Morón de la Frontera.

 

 

 

 

El caso es que, según informa Merello, una empresa de trabajo temporal (ETT) privada con presencia en toda Andalucía, y con servicio integrado en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), le ofreció una guardia de 24 horas un domingo en el municipio sevillano de Morón de la Frontera con una remuneración de 3,75 euros la hora. Tras recibir la oferta, no dudó en denunciarla en su cuenta de Twitter. “Pronto, la comunidad virtual estalló enfurecida convirtiendo en viral una situación que escandaliza a cualquiera”, detalla la periodista.

 

“Yo no esperaba que fuese a tener tanta repercusión”, reconoce Antonio que añade que “porque en un sitio sea más tranquila una guardia, no deben pagar menos, no hay ningún baremo que diga eso”. El joven es perito médico y trabaja desde casa, pero “nunca me he querido separar de la urgencia y la emergencia porque es algo que me gusta mucho” y siempre que le llaman está dispuesto a trabajar “para no perder las habilidades”.

 

La difusión de su denuncia parece que no ha llegado a oídos de esta empresa privada. “Para mi sorpresa, me han vuelto a llamar, desesperados, con una oferta en Constantina que ha pasado de 3,75 a 5 euros la hora”, señala Antonio, que no da crédito de lo ocurrido. “Yo creía que al salir en los medios ya no me iban a ofrecer más nada, por lo visto estas personas no se han enterado”, añade el sanitario que también indica que no pretendían pagarle ni el desplazamiento a Sevilla ni la manutención.

 

 

Y es que, tal y como se explica en la citada información, “los hospitales y las clínicas tanto privadas como públicas recurren a la bolsa de profesionales de esta entidad para la contratación de personal sanitario”. “Como la clínica le paga lo mismo, la ETT juega con los sanitarios y les ofrece lo menos posible para que ellos se queden con lo máximo, y así tienen un margen de beneficios a costa de nosotros”, expresa el médico jerezano que asegura que se hacen “auténticas burradas”.

 

Según denuncia el propio facultativo, que ya había trabajado con esta empresa en varias ocasiones, en otras ocasiones –y en plena pandemia- estuvo trabajando por 20 euros la hora “que es más o menos lo normal”. Sin embargo, tras recibir la última oferta, Antonio “con la mosca detrás de la oreja” repasó su actividad laboral. “Resulta que no me habían asegurado los días que trabajé”, dice sorprendido.

 

Antonio plantea desde su experiencia que la mayoría de la población desconoce la organización en los servicios de salud “y menos que el traslado a pacientes críticos sea de gestión privada”. Este servicio se encuentra integrado en el SAS “porque nosotros lo que hacemos es trasladar a pacientes de un hospital público a otro hospital público”, expone.

 

Esta precariedad laboral tiene su origen en la privatización de los servicios públicos que, si bien se está agravando con el actual gobierno andaluz, no es nueva. El mismo  médico lo aclara: “la gestión privada del servicio de traslado de pacientes críticos ha sido privada con el trifachito y con el PSOE. Que conste en acta.” Y esta privatización, o si prefieren, “externalización” (que es como lo llaman aquellos que privatizan) hace que se dé una asistencia sanitaria de peor calidad con las repercusiones que esto tiene.

 

 

Como se asegura en el mencionado artículo “la precariedad laboral en el ámbito sanitario está a la orden del día” y pese a que  estos profesionales han estado desde el inicio de la crisis sanitaria al pie del cañón y en primera línea de batalla contra el coronavirus su situación no mejora. No ha sido suficiente –como era de esperar- con haber aplaudido todos los días a las 8 mientras estábamos confinados, parece que además hay que dejar de apoyar a aquellos que han hecho de la “externalización” su modo de gestionar lo público porque si no, usted  también es cómplice de estos atropellos.  

 

El jerezano se especializó en urgencias, emergencias y medicina deportiva, y posteriormente realizó el máster de peritaje médico, una ocupación que compagina con el desarrollo de otros proyectos. La indignación por este suceso le ha llevado a tramitar una denuncia, pero eso no es lo que más le importa a Antonio. “Yo creo que no voy a ganar nada, ¿qué voy a ganar yo?, pero nos están ofreciendo precariedad laboral”, dice el que quiere que el hecho “se difunda y se de a conocer”.

 

El caso de Antonio resuena en boca de la ciudadanía, “es una vergüenza”, “es repugnante” se observa en el hilo de Twitter donde Antonio expresó su malestar. El médico reflexiona frente a este tipo de ofertas. Aunque a él nunca le ha gustado “el tema de los aplausos ni el de los héroes”, lamenta que todo eso, “no haya servido para nada”.

Modificado por última vez en Viernes, 21 Agosto 2020 10:28