Una lección de historia (objetiva, naturalmente)

Escrito por  Redacción Morón Viernes, 27 Diciembre 2019 22:22
Valora este artículo
(3 votos)

_El concejal (portavoz) del PP, Germán Vega Ordóñez, replicando a una moción de Adelante Morón (Izquierda Unida y Podemos) condenando las injurias vertidas por el número dos de Vox  sobre las Trece Rosas, “impartió” en el último pleno lo que él mismo, inmodestamente, llamó una  “lección de historia”.

 

 

Posteriormente volvió a reiterar esa misma idea diciendo que “bueno, al fin y al cabo, yo no he defendido en ningún momento el auto judicial, he pasado a leerlo. Creo que he dado una lección de historia aquí, en el Ayuntamiento, de historia objetiva y es lo único que tengo que decir”.

 

 

Durante la intervención de Germán Vega quedó meridianamente claro lo que entienden, él y el grupo municipal del PP por historia objetiva.

 

La historia objetiva no sólo es aquella que han contado  los “historiadores” franquistas (Ricardo de la Cierva, Salas Larrazábal, Agustín de Foxá…) y los actuales revisionistas (Vidal, Jiménez Losantos, Pío Moa…) sino que estaría también constituida por todos y cada uno de los documentos que engendró el fascismo como, por ejemplo, los autos judiciales o las fichas policiales.

 

Para Germán y los suyos lo que dijeron los tribunales fascistas es un dogma de fe. No les importa nada que estos juicios se celebraran sin ninguna garantía. Miles y miles de republicanos que se opusieron al golpe de Estado “nazionalcatólico”  defendiendo la legalidad democrática fueron condenados a muerte por  “auxilio a la rebelión” según dichos autos. Miguel Hernández, el poeta de Vientos del pueblo y Andaluces de Jaén, fue uno de ellos.

 

Concejales del PP de Morón, por mucho que lo digan los autos franquistas y vosotros lo repitáis, Miguel Hernández y millones de españoles no se rebelaron  contra nadie ni auxiliaron a nadie  que se hubiera rebelado.  Miguel Hernández y millones de españoles (las Trece Rosas entre ellos)  defendieron al legítimo, por democrático, gobierno de la República contra el golpe de estado (esto si fue una rebelión) de Franco y los suyos que contó con el apoyo de Hitler y Mussolini.

 

 

El concejal Vega se puso algo nervioso al intervenir por segunda vez, después de que en la primera se limitara, fundamentalmente, a leer parte del auto del tribunal franquista que condenó a las Trece Rosas. Dicho nerviosismo le llevó a caer en una contradicción  bochornosa cuando manifiestó: “decir, simplemente, que yo no represento a Vox, creo que he dado una lección de historia objetiva. Sé que no os gusta, pero bueno esta es la historia tal y como es y sólamente decir que yo he pasado a leer el auto no es que yo  apoye  el auto judicial”.

 

La actitud vergonzosa (del sí pero no y del no pero sí) de la “derechita cobarde” (como llama Vox al PP) se aclara más con el diálogo (que fue abortado rápidamente  por el alcalde  accidental, Ignacio Cala, que parecía con pocas ganas de que se debatiera sobre el tema) que entabló Germán Vega con Antonio Escobar que, indignado ante la actitud franquista de los concejales del PP, les reprochaba que leyeran un auto de un “régimen fascista” como si de la verdad absoluta se tratara.

Germán.- Lo he leído, no lo he defendido

 

Antonio Escobar.- Pero, ¿lo das por bueno?

 

Germán.-Sí

 

¡Qué trabajo les cuestas a los franquistas reconocer que lo son!¿Por qué será?

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 28 Diciembre 2019 09:52