Entrevista a un apicultor moronense. José Luis Mulero.

Escrito por  Isamar Cabeza Entrevistas Jueves, 02 Mayo 2013 09:21
Valora este artículo
(0 votos)

En la difícil y materialista época que nos tocó vivir, da gusto encontrarse con alguien que se dedique a lo que realmente le gusta sin pensar tan solo en los ingresos económicos, de hecho, en la época tan critica que nos tocó vivir nuestro entrevistado creo su propio trabajo y no descarta crear más, cuando su negocio crezca como es su ilusión.

No es ganadería brava ni caprina, ni de ninguna otra especia con lo que nuestro vecino José Luis Mulero tiene que trabajar a diario, pero si con muchísimas de esas incansables y organizadas obreras con las que comparte su vida y dedica mucho tiempo a su estudio, en la búsqueda de conocimientos acerca de su complejo y organizado mundo.jose luis mulero apicultor.jpg - 101.18 Kb

La primera e inevitable pregunta sería la interrogante de saber desde cuando se dedica a la apicultura.

  • Todo empezó hace aproximadamente un año y medio, y no sé si comencé de forma fortuita lo de entrar en el mundo de la apicultura, ya que nunca me lo había planteado.

 Mi experiencia profesional siempre  ha estado ligada a la rama comercial y aunque parezca que no, si se piensa, sigo en la misma línea y creo que la dificultad no está en producir sino en vender tu producto.

Siempre he querido trabajar en algo mío, cerca del campo; hice un curso de apicultura ecológica en Granada y podríamos decir que me enganché a esta profesión.

  • ¿Cuánto tiempo diario le dedicas a ello?

 

  • Comparto mi vida con la vida familiar. Tengo una hija con dos añitos a quien cuido y que me ocupa la mayor parte del tiempo, pero suelo dedicarle de dos a tres horas diarias. Tan solo tengo sesenta colmenas, son pocas, para que una explotación ya sea apícola o ganadera sea medianamente rentable, se necesita tener más ganado, pero vamos  poco a poco.

 

  • Al ser tus colmenas tratadas de manera ecológica ¿en qué se diferencian tus productos del resto de los del mercado?

 

  • Habría que aclarar que aunque mi manera de trabajar para con las abejas y los materiales que utilizo son totalmente ecológicos, oficialmente mis productos aún no se registran como tal, para ello se necesita que una Certificadora de la Junta así lo certifique. Para eso hace falta dinero, es otra de mis tareas pendientes, pasar de la manera convencional a la ecológica en cuanto pueda, aunque el producto verdaderamente si es ecológico.

 

  • Qué añadirías a cerca de las carencias o ayudas por parte del Estado hacia el sector apícola.
  • Bueno por  ahora no he tenido apoyo, solo de algunos apicultores de la zona que me han ayudado, aunque existen ayudas para la apicultura como pueden ser El Plan Nacional Apícola.

 

  • ¿En qué punto nos encontramos con el uso de pesticidas y plaguicidas?

 

  • La verdad es que hay un gran problema con los pesticidas y plaguicidas…la abeja es la primera en detectarlo, creo que esto es uno de los problemas por los que la abeja está desapareciendo, lo que se conoce como SDA (síndrome desaparición de la abeja) aunque también habría que añadir otros factores.Para mejorar esto habría que tener más conciencia y conocer lo importante que es para todo el mundo las abejas, sin ellas todo sería más difícil.

 

Introduciéndonos un poco y casi de rozada en el mundo apícola, tenemos conocimiento de que es la abeja junto a la mariposa o el abejorro, el insecto que más veces realiza la acción de polinización. Dentro de los tres modos posibles de polinización, mediante el viento, el agua y los insectos, sin duda la máxima labor y responsabilidad de semejante tarea recae sobre la temida abeja, de ahí su vital importancia y la gravedad de su desaparición.

Reconocer también el mérito a todos los apicultores, que sin tener a Miuras enfrente, también tienen que tener valor para lidiar con tan bravas guerreras.

Aun hoy para José Luis su sueño recién comienza a andar, y en su caminar la perseverancia le acompañara hasta llegar a ofrecer a la población su gama de productos ecológicos, donde no solo miel, sino polen, jalea real o propóleo, se desplieguen como un abanico de alimentos naturales y saludables, alternativos para mantener una dieta equilibrada y óptima que nos haga sentir mejor y a la vez más cercanos y concienciados con el medio ambiente. 

 

Visto 4189 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Mayo 2013 09:42