Huelga del 8 de Marzo. Las trabajadoras marcamos el ritmo. Por Nadia García

Escrito por  Nadia García Camacho Opinión Martes, 13 Marzo 2018 08:27
Valora este artículo
(1 Voto)

_Es la primera vez en el Estado Español que el movimiento feminista junto a diferentes sindicatos convocaban una Huelga General para el día 8 de Marzo, día Internacional de la Mujer Trabajadora. Y la movilización superó todas las expectativas. Más de 6 millones de personas en todo el estado salieron a la calle para oponerse a la brecha salarial de género, rechazar la violencia contra las mujeres y destacar el papel de las mujeres en las tareas domésticas, entre otras reivindicaciones.

 

Como mujer y como trabajadora tenía que secundar la huelga. Pero no sólo eso, como sindicalista tenía que hacer todo lo posible para concienciar, a todos y cada uno de mis compañeros y compañeras e informarles de su derecho fundamental de secundar la huelga. En una empresa de la industria cárnica, Procavi, dónde estamos más de 1200 trabajadores subcontratados por distintas empresas multiservicios o contratas, lo que provoca la división y unas condiciones laborales extremadamente  precarias, sobran los motivos por los que parar la cadena de producción para reivindicar nuestros derechos.

 

Como marxista me organicé con mis compañeros y compañeras para trazar un plan de acción, además de formarme teóricamente con diversos artículos sobre la cuestión de la mujer, de los cuales tuvimos algunas discusiones.

 

Las acciones que organizamos fueron repartos de octavillas en la puerta de la fábrica, desde la semana anterior a la huelga, las cuales fueron bien recibida por las compañeras, pero también por los compañeros. También hicimos una asamblea informativa. Tuvimos dificultades con las que no contábamos, cómo la granizada que nos cayó encima, pero me sorprendió la atención que recibí de ellos. Con la ayuda de compañeros de Sevilla organizamos  2 charlas-debate hacia la huelga 8M. La primera fue en Morón con un debate muy ameno. También tuvimos una en la universidad Pablo de Olavide, pero decidí no asistir en el último momento, aunque tenía confirmada mi intervención, debido al ánimo que noté en la fábrica al hablar con mis compañeras y compañeros el día previo a la huelga. Sabía que si mis compañeros del comité me apoyaban, todos secundarían la huelga, como ya pasó en la Huelga en el sector de aves y conejos del 11 y 12 de abril del año pasado, y agoté todo el tiempo posible para conseguirlo, además de preparar octavillas para repartir el día 8 y una pancarta.

 

Además, participé en la Asamblea Feminista de Morón creada recientemente y que organizó una concentración en el ayuntamiento el día 8 por la tarde, bastante exitosa.

 

El día de la huelga lo viví intensamente, sabiendo la confusión que habían transmitido los sindicatos mayoritarios a los trabajadores, convocando los paros de sólo 2 horas en lugar de las 24h en las que estaba legalizada. Además, en el último momento la empresa y los representantes legales de los trabajadores acordaron el paro de tan sólo media hora por turno a cambio de la remuneración completa de salario diario. Según he podido saber, no es en la única fábrica donde pactaron con los empresarios.

 

Aún así, comenzamos la noche de la huelga de piquetes informativos a las 4 de la mañana en la puerta de Procavi, no éramos muchos pero repartimos octavillas e informamos a las compañeras y a los compañeros de su derecho a huelga. Aunque entraron a trabajar, cuando llegó la hora prevista para el paro de 2 horas entré en la sala de trabajo para informar y animar a mis compañeras a secundar la huelga, así lo hicieron 60 personas más o menos, de 200 que había trabajando.

 

Quizás si todas las organizaciones sindicales y sociales hubieran hecho un llamamiento único, y se hubiera planteado un plan de lucha en común, con un despliegue de fuerzas sindicales digno de una huelga general, la huelga en Procavi se hubiera secundado al 100%. Tenemos motivos de sobra para secundar, el malestar por nuestras condiciones laborales se generaliza entre toda la fábrica, desde la matriz a las distintas contratas.

 

No obstante, nadie puede negar el éxito de esta convocatoria. Millones de trabajadoras y trabajadores han participado de una forma u otra en la huelga y la movilización. Las calles se han desbordado. Nos sentimos con mayor confianza y fortaleza. No estamos solas. La huelga del 8 de marzo es el ejemplo a seguir en nuestra lucha contra este sistema injusto que sólo favorece a los grandes empresarios (y empresarias) y nos machaca a los trabajadores y trabajadoras. Este sistema que cada día nos exige mayores ritmos de producción pero seguimos con los mismos contratos basura que en los peores años de la crisis.

 

Debemos volver a retomar la lucha en las calles y hacerlas tan masivas como las de 2011-2012. El sábado 17 de marzo, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, ha convocado movilizaciones en todo el país. En Sevilla, habrá una manifestación a las 12:00h en la Plaza Nueva, para la cual saldrán autobuses gratuitos desde Morón. Tenemos que desbordar Sevilla, igual que lo hicimos el 8 de Marzo. Para defender la dignidad que nos quieren robar aquellos que lo roban todo, pero no les vamos a dejar.

 

Nadia García Camacho,

Representante legal de los trabajadores de Adecco Outsourcing - Procavi. Delegada sindical del SAT.

Modificado por última vez en Martes, 13 Marzo 2018 09:22