La mujer en los libros sagrados como la Biblia o el Corán

Escrito por  ​Laicismo.org Opinión Viernes, 09 Marzo 2018 09:06
Valora este artículo
(2 votos)

A lo largo de todo el libro sagrado, Dios va diciendo a su pueblo que se puede vender a tu hija como esclava, que si violas a una mujer luego puedes casarte con ella pagando cincuenta siclos de plata al padre, y en definitiva, que puedes hacer lo que te dé la gana con ellas porque no son más que algo similar a una vaca o un buey o una cosa propiedad del varón, que si se quiere se toma y si no, se vende o se regala.

 

Génesis, 3;16. Tu marido te dominará.
 

Ya desde el principio, en el primer libro de la Biblia, la cosa empieza empieza mal para la mujer, a la que el mismo Dios sitúa por debajo del hombre:  “A la mujer le dijo: Multiplicaré los dolores de tu preñez, parirás tus hijos con dolor; desearás a tu marido, y él te dominará.”

 

Carta de San Pablo a Timoteo 2:11-15. La mujer es la culpable del pecado.
 

En efecto, la mujer le dio la manzana al varón, se la lió parda, algo parecido a cuando Pandora abrió la caja con todos los males de la humanidad. Por tanto:  “Que la mujer aprenda sin protestar y con gran respeto. No consiento que la mujer enseñe ni domine al marido, sino que debe comportarse con discrección. Pues primero fue formado Adán, y después Eva. Y no fue Adán el que se dejó engañar, sino la mujer que, seducida, incurrió en la transgresión. Se salvará, sin embargo, por su condición de madre, siempre que persevere con modestia en la fe, el amor y la santidad.”

 

Eclesiastés, 7:28. No hay mujer buena.
 

Uno de los libros considerados más “sabios de la Biblia” suelta esta perla sobre el género femenino: “Por más que busqué no encontré; entre mil se puede encontrar un hombre cabal, pero mujer cabal, ni una entre todas.”

 

Levítico, 12: 1-5. Impura.
 

La mujer que da a luz es impura, pero si encima da a luz a una niña, doblemente impura: “El Señor dijo a Moisés: – Di a los israelitas: la mujer que conciba y dé a luz un varón, quedará impura durante siete días, como cuando tiene la menstruación.” “Si da a luz una niña, quedará impura durante dos semanas.”

 

Éxodo 20:17. El Mandamiento que cosifica a la mujer.
 

La Iglesia ha maquillado el décimo Mandamiento reduciéndolo a “No codiciarás los bienes ajenos”, pero lo que realmente dice la Biblia es esto: “No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada de lo que le pertenezca”.

 

Levítico 27:1. El precio de las personas.
 

Aquí Dios se pone en plan comerciante y se dedica a tasar a las personas en gramos de plata, y por supuesto, la mujer vale mucho menos: “El Señor dijo a Moisés: – Di a los israelitas: Cuando alguien haga al Señor una promesa ofreciendo una persona, la estimación de su valor será la siguiente: el hombre entre veinte y sesenta años, quinientos gramos de plata, según las pesas del santuario; la mujer, trescientos; el joven entre los cinco y los veinte años, si es muchacho, doscientos gramos, y si es muchacha, cien; entre un mes y cinco años, si es niño, cincuenta gramos, y treinta gramos de plata si es niña; de sesenta años para arriba, el hombre, ciento cincuenta gramos y la mujer, cincuenta.”

 

Deuteronomio 21:11-15. Si te gusta una mujer de entre tus enemigos, le rapas la cabeza y te la quedas.
 

“Si ves entre los prisioneros una mujer hermosa, te enamoras de ella y deseas hacerla tu esposa, la llevarás a tu casa, se rapará la cabeza y se cortará las uñas, se quitará el vestido de cautiva, se quedará en tu casa y llorará a su padre y a su madre durante un mes. Luego podrás unirte a ella. Si deja de gustarte, le darás la libertad, pero no la venderás por dinero ni sacarás provecho alguno, pues ya la has humillado.”

 

Deuteronomio 25:11-12. Si te agarra el pene le cortas la mano.
 

El pene es sagrado: “Si dos hombres se están pegando, se acerca la mujer de uno de ellos y, para liberar a su marido del que lo golpea, mete la mano y agarra al otro por sus partes, le cortarás a ella la mano sin compasión.”

 

Jueces 21:10. Matad a todas menos las vírgenes.
 

El libro de los Jueces cuenta que se produjo una guerra civil entre los propios israelitas, enfrentándose todas las tribus contra la de Benjamín. Tras la derrota de los benjaminitas, a sus hermanos les dio pena ver que no tenían mujeres, y siguiendo el ejemplo de lo que tantas veces el Señor les había dicho que hicieran, tomaron esta bonita determinación: “- Id y pasad a cuchillo a todos los habitantes de Yabés de Galaad, incluidas mujeres y niños. Consagraréis al exterminio a todos los varones y a todas las mujeres casadas, pero dejaréis con vida a las vírgenes.”

 

Problema, no había vírgenes suficientes para todos. Así que un poco más adelante les dijeron a los benjaminitas: “Id y escondeos entre las viñas. Os quedáis observando, y cuando veáis que las jóvenes de Siló salen a bailar, salís a las viñas, os lleváis cada uno una muchacha de Siló y volveís a vuestra tierra.”

 

Carta de San Pablo a los Corintios, 14:34. La mujer, calladita.
 

“Que las mujeres guarden silencio en las reuniones; no les está pues, permitido hablar, sino que deben mostrarse recatadas, como manda la ley. Y si quieren aprender algo, que pregunten en casa a sus maridos, pues no es decoroso que la mujer hable en la asamblea.”


 

Algunas “lindezas” de los Padres de la Iglesia:

 

Me contentaré con las citas que no necesitan explicaciones.Todas se refieren a la mujer , claro está.

“es Eva, la tentadora, de quien debemos cuidarnos en toda mujer….”

 

“Tu eres la puerta del demonio, eres la que quebró el sello del árbol prohibido; eres la primera desertora de la ley divina.” (Tertuliano,” De culta Feminarum,1,1).

 

“La mujer es un ser inferior y no está hecha a imagen y semejanza de Dios.Corresponde, pues,a la justicia así como al orden natural de la humanidad que las mujeres sirvan a los hombres… el orden justo sólo se da cuando el hombre manda y la mujer obedece.”   Agustín.

 

“Yo no veo la utilidad que puede tener la mujer para el hombre, con excepción de la función de parir a los hijos.” Agustín. Obispo de Hipona.

 

“Si la mujer no se somete al hombre , que es su cabeza, se hace culpable del mismo pecado que un hombre que no se somete a Cristo.”Jerónimo.

 

“Nada más impuro que una mujer con el periodo. Todo lo que toca lo convierte en impuro.”    Jerónimo.

 

“Las mujeres están hechas esencialmente para satisfacer la lujuria de los hombres.”        Juan Crisóstomo.

 

“La mujer sólo es fuerte en el vicio y daña la valiosa alma del varón.”  “Adán es igual al alma. Eva es igual al cuerpo.”    Ambrosio.

 

“La mujer es un defecto de la naturaleza, una especie de hombrecillo defectuoso y mutilado. Si nacen mujeres, se debe a un defecto del esperma  los vientos húmedos…..Sólo es necesaria para la reproducción”.  Tomás de Aquino.

 

” A lo que se refiere a la naturaleza individual, la mujer es defectuosa y mal parida, desde el momento que la fuerza activa de la semilla masculina tiende a la producción de una similitud perfecta en el sexo masculino;mientras que la producción de una mujer deriva de un defecto en la fuerza activa o de alguna indisposición material o de alguna influencia externa.”   (Aq.52.62).    Tomás de Aquino.

 

En el año 585, en el Sínodo de Mâcon, se debatió si, en el momento de la resurrección de la carne, las mujeres deberían convertirse en hombres para ir al paraíso!

 

En el Corán

 

1. Los hombres musulmanes se pueden casar hasta con 4 mujeres, pero a las mujeres no se le permite casarse con más de un hombre.
 

“Si tienen miedo de no ser equitativos con los huérfanos, entonces, cásense con las mujeres que les gusten: dos, tres o cuatro de ellas. Pero si tienen el temor de no obrar con justicia, entonces con una sola o con varias de vuestras esclavas. Así, evitarán mejor el obrar mal.” Sura 4:3.

 

2. La herencia de un hombre es el doble de la herencia de una mujer
 

“Alá les ordena lo siguiente en lo que toca a sus hijos: que la porción del varón equivalga a la de dos hembras. Si éstas son más de dos, les corresponderán dos tercios de la herencia. Si es hija única, la mitad.” Sura 4:11.

 

3. “Golpear a sus esposas”, ¡última alternativa!
 

“Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a los hombres sobre las mujeres y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonésten a aquéllas de quienes tengan temor que puedan rebelárseles, déjenlas solas en el lecho, y péguenles! Si les obedecen, no se metan más con ellas. Alá es excelso, grande.” (4:34).

 

4. Recompensa para aquellos que merezcan el Paraíso.
 

“Tendrán a su alcance la fruta de los dos jardines… Estarán en ellos mujeres de recatado mirar, no tocadas hasta entonces por hombre (vírgenes)… (55:54 & 56)
” Nosotros las hemos formado de manera especial (a las vírgenes) y las hemos hecho vírgenes… afectuosas, y de una misma edad…para los de la derecha (los que alcancen el paraíso)” (56:35-38)
“En cambio, a los temerosos de Alá se les deparará el éxito: jardines y viñedos… vírgenes de senos túrgidos (voluptuosos), y de una misma edad… de copa desbordante… Es una retribución de tu Señor (Alá), regalo bien pensado.” (78:31-33).

Laicismo.org