Carta abierta a la ciudadanía sobre las elecciones catalanas

Escrito por  Antonio Romero, Ex parlamentario de IU, presidente de honor del PCA Opinión Lunes, 05 Octubre 2015 07:50
Valora este artículo
(0 votos)
Antonio Romero, Ex parlamentario de IU, presidente de honor del PCA Antonio Romero, Ex parlamentario de IU, presidente de honor del PCA

Opinión. Las elecciones catalanas arrojan un empate envenenado, abrir una negociación es urgente “mientras se baraja no se pierde”. Imputar a Artur    Mas, a la exvicepresidenta y a la consejera de Educación de su Gobierno es echar leña al incendio catalán, es un error tremendo judicializar el debate político.

Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas:

            El resultado de las elecciones catalanas del 27-S, han arrojado unos resultados envenenados, porque no han despejado con claridad los objetivos de unos y de otros. Mientras que la opción independentista ha ganado en número de diputados en matemática parlamentaria, ha perdido en la votación popular a la que habrían dado un carácter plebiscitario, alcanzando solo el 47.7% de los votos.

Nos encontramos con dos bazas, una en manos de las fuerzas a favor de una Cataluña independiente y otra en manos de los partidarios a la continuidad de Cataluña en el Estado español.

Digamos que  hay dos legitimidades: la mayoría absoluta ERC, CDC (incluidas en la coalición JxSi) y la CUP. Estas  fuerzas representan 72 escaños en el Parlamento catalán, la mayoría absoluta está representada en 68 escaños, la hoja de ruta que se establezca en el próximo periodo contará con una mayoría parlamentaría clara y contundente, no exenta esta mayoría de dificultades para articularse y ver una fuerza operativa. Todo lo relacionado con la CUP, que ha vetado a Artur Mas como presidente (es como Moisés en el evangelio, profeta fuera de la tierra prometida).

Cuando el recuento arroja un 51.74% de votos entre las fuerzas que no plantean la independencia de Cataluña, estamos asistiendo a un pulso que necesita audacia y finura por todas las partes.

Estas elecciones catalanas han tapado debates como una corrupción estructural terrible que afecta a Jordi Pujol, a su familia y a CiU, al mismo tiempo se ha silenciado el deterioro de la sanidad pública catalana y los servicios sociales…., etc.

Abrir el diálogo: Rajoy que está pasmado y parado en la escalera, porque nunca se sabe si las sube o las baja, no reacciona ante este hecho político de enorme alcance planteado en Cataluña.

Rajoy práctica aquella técnica en el juego de cartas  “mientras se baraja, ni se gana ni se pierde”, esa aptitud tiene un tiempo, transcurrido ese tiempo hay que repartir las cartas y jugar.

Artur Mas, triunfador en las elecciones y derrotado por la política de alianzas posterior, donde la CUP no lo traga, tiene un papel y un futuro triste en Cataluña.

Estamos ante un modelo agotado, la Constitución Española de 1978 y la Transición, no da más de sí. Necesitamos un Proceso constituyente que aceptará valores republicanos para un nuevo encaje de Cataluña en el Estado.

Dicho encaje debe significar más autogobierno para Cataluña, más soberanía, más recursos, pero estableciendo mecanismos de compensación y solidaridad territorial, p.ej.: esta frase tan de moda por los políticos de la Liga Norte italiana “Roma ladrona, que se lleva el dinero del norte para dárselo a los del sur”.

Aquí algunos gestores del nacionalismo burgués catalán han hecho afirmaciones parecidas, hemos de recordar para que el debate tenga rigor y seriedad, que los territorios no pagan a la Hacienda Pública, nadie ha visto 1ha haciendo cola en la ventanilla para pagar sus tributos;“pagan los impuestos las personas no los territorios”. Lo que ocurre, es que las personas viven en determinados territorios y en Cataluña tienen salarios más altos, más trabajadores cualificados y eso hace que aporten más que otros ciudadanos que viven en otros territorios, pero también reciben más; todos los beneficios industriales, todas las subvenciones y ayudas de la banca privada. El millón de andaluces jóvenes y de otras comunidades, que aportaron su trabajo y esfuerzo cuando emigraron a Cataluña en la década de los 60-70.

Como nos jugamos tanto en estos asuntos tan delicados, lo primero que tenemos que hacer es cambiar en las próximas elecciones generales al inquilino de la Moncloa. Este tema no es para Rajoy, que ni está ni se le espera, ¡si estuviera sería peor!, porque podría estropear la situación aún más ¡QUE CONTINUE INMÓVIL EN EL PELDAÑO DE LA ESCALERA SERÁ LO MEJOR PARA EL PAÍS! La imputación de Artur  Mas que hemos conocido hoy, demuestra que el Gobierno ha elegido el peor camino, porque no se puede judicializar un debate político. No se puede echar  los tribunales encima de los dirigentes catalanes, es suicida la postura del Gobierno, ignorar el debate político; al contrario de lo que reclama la gente hoy.

Es triste que los recortes sociales y el empobrecimiento del país, la involución en materia de libertades civiles y la vuelta a una España centralista, le exige al pueblo español un cambio de Gobierno. Que le devuelva la esperanza, los derechos, las libertades y negocie una salida federal a Cataluña y al resto de las CC.AA.

Los problemas reales siguen hoy: el paro, los desahucios, la corrupción, la dependencia, la pérdida derechos laborales. Buscar cortinas de humo para taparlos y ningunearnos no es de recibo y además es imposible. Si los que tenemos que construir la alternativa nos enredamos, dejamos a la troika que continúe destrozando la cohesión social y lo público, y metiendo a los pueblos por las posturas neoliberales, donde la parte ancha del embudo, está en sus fortunas y en sus paraísos fiscales.

 

En Málaga, a 29 septiembre 2015.

Antonio Romero Ruiz

Presidente de Honor PCA

Ex Parlamentario de IU

Coordinador de la Red de Municipios por la III República

Modificado por última vez en Lunes, 05 Octubre 2015 07:52