CULTURA. Conferencia sobre A.Machado y M.Valiente, por Jacques Issorel. (Primera Parte)

Escrito por  Redacción Morón Lunes, 08 Octubre 2018 08:54
Valora este artículo
(0 votos)

Jacques Issorel, hijo adoptivo de Morón, estuvo con nosotros a finales de febrero y comienzos de marzo de este año. Impartió dos conferencias: una sobre Fernando Villalón, en la Casa de la Cultura,  y otra sobre Antonio Machado y Manolo Valiente en la sede de "Alhucema" en calle Jabonería, 10.

 

 

Durante toda esta semana vamos a publicar en lavozdemoron.es , por partes (de lunes a sábado), la de Antonio Machado y Manolo Valiente. El domingo publicaremos el texto completo. 

El mes próximo publicaremos, de igual manera, la de Fernando Villalón.

Conferencia de Jacques Issorel :“Antonio Machado y Manolo Valiente: dos destinos paralelos”

Morón de la Frontera - 1 de marzo de 2018

____

PRIMERA PARTE (LUNES, 8 DE OCTUBRE)

 

¿Por qué unir en una misma conferencia a Antonio Machado (AM)  cuya fama es universal y Manolo Valiente (MV) cuya reputación es muchísimo más modesta?

Sencillamente porque coinciden en muchos aspectos.

-Ambos son andaluces y nacieron en Sevilla.

-Ambos en familias humildes e incluso pobres en el caso de MV.

-Los dos se marcharon de Sevilla a la misma edad: 8 años.

-Muchos años más adelante, los dos fijaron su residencia en Madrid a un año de distancia: AM: 1931; MV: 1932.

-Antes de la guerra civil y durante la guerra los dos militaron en el campo republicano.

-En 1939 AM y MV cruzaron la frontera francesa a pie a pocos días de distancia: AM el 27 de enero; MV el 10 de febrero.

-Los dos murieron en el exilio y descansan en cementerios franceses vecinos: AM en Collioure y MV en Banyuls, a 8 km escasos de distancia.

-Y por fin los dos fueron artistas, creadores: AM el gran escritor, poeta y pensador a quien todos conocemos desde la escuela primaria; MV: escultor, pintor y también poeta.

Sus destinos se pueden comparar a dos líneas que corren paralelas, en varias ocasiones incluso AM y MV están en los mismos lugares al mismo tiempo, aunque no se encuentran nunca, hasta que al final las dos líneas terminan cruzándose, como veremos. Sin embargo, hay entre ellos una diferencia notable: la fecha de nacimiento: AM: 1875; MV: 1908. AM tenía 33 años cuando nació Valiente. Por eso, dediquemos primero atención a AM.

Después de morir AM, su hermano José encontró en un bolsillo del gabán del poeta un trozo de papel en el que había escrito un verso, su último verso: «Estos días azules y este sol de la infancia». Cuando siente que la muerte lo está rondando, AM vuelve mentalmente hacia los días felices de la infancia sevillana, tomando conciencia de que los días azules de Sevilla ahora no son sino un paraíso perdido.

 

 

Nace en Sevilla en 1875 en el seno de una familia modesta. Su padre: Antonio Machado Álvarez es un hombre instruido: licenciado en Derecho, doctor en Filosofía y Letras. Pero ocupa un pequeño empleo porque es un hombre sin ambición. En cambio tiene una pasión: la cultura popular. Recoge letras de canciones infantiles, de cante flamenco, adivinanzas, pregones, que publica en revistas y libros. Es más que un coleccionista erudito. Su meta es descubrir y revelar las raíces profundas de Andalucía a través de la cultura popular. La madre es Ana Ruiz, oriunda de Triana. Es una mujer discreta, pero muy presente a lo largo de la vida de su hijo Antonio. El personaje clave de la familia es el abuelo paterno, Antonio Machado Núñez: un sabio, catedrático de ciencias naturales en la Universidad de Sevilla. La familia es numerosa, consta de 7 hijos (AM es el segundo, el mayor es Manuel). La ayuda económica que aporta casi todos los meses el abuelo es imprescindible. AM nace en el Palacio de las Dueñas, propiedad de los duques de Alba, que alquilan una parte del edificio a familias modestas. Lo recuerda el poeta en los primeros versos de su famoso poema «Retrato»:

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla
y un huerto claro donde madura el limonero.

El limonero no madura: maduran los limones. El arte del poeta reside en este desfase en relación a la norma. «El limonero», así en singular, vale por un plural y así se amplifica la imagen. «Madura»: el limonero aparece aquí como un ser vivo, que evoluciona, que produce frutos que a su vez van mudando de forma y color. El árbol adquiere un valor temporal. «Madura el limonero »: esta imagen sugiere el tiempo que va transcurriendo y transforma las cosas (limón) y los seres. Este sencillo verso nos permite observar una de las características de la poesía de AM: a los seres, los objetos, los considera desde el punto de vista de su evolución. En la poesía de AM el tiempo está presente sin cesar. Aquí es a través del limonero, en otros poemas a través del agua de la fuente, el musgo que cubre lentamente la piedra, las estaciones, el tic-tac del reloj en la casa silenciosa.

El recuerdo de Sevilla quedó grabado en el corazón y en el universo poético de AM:

Tengo recuerdos de mi infancia, tengo
imágenes de luz y de palmeras,
y en una gloria de oro,
de lueñes campanarios con cigüeñas.

En un texto en prosa se acuerda de una anécdota que le marcó profundamente y cuya influencia resonó a la largo de su vida de ciudadano y de pensador: la caña de azúcar. «No recuerdo bien en qué época del año se acostumbra en Sevilla comprar a los niños cañas de azúcar, cañas dulces, que dicen mis paisanos.» Un día, se está paseando por la plaza de la Magdalena, muy satisfecho con la caña de azúcar que la abuela le ha comprado. Ve a otro niño, también con una caña. «Yo pensaba: “La mía es mucho mayor”». Se lo pregunta a la abuela. «Mi abuela no tardó en responder con un acento de verdad y de cariño que no olvidaré nunca: “Al contrario, hijo mío, la de este niño es mucho mayor que la tuya.» «Parece imposible que este trivial suceso haya tenido tanta influencia en mi vida. Todo lo que soy −bueno y malo−, cuanto hay en mí de reflexión […] lo debo al recuerdo de mi caña dulce» He citado esa anécdota porque en AM existe una correlación estrecha entre los escritos del poeta y la vida del hombre. Son indisociables. La conclusión que saca de la anécdota nos orienta hacia el Machado pensador, hacia la filosofía sencilla y profunda que exponen poéticamente textos breves como estos:

Nunca perseguí la gloria
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.

_______

Despacito y buena letra:
el hacer las cosas bien
importa más que el hacerlas.

________

Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

Esta riqueza moral, esos valores humanos los recibió primero el poeta de su familia (la abuela, el abuelo, el padre eran republicanos, masones, anticlericales) y también de la Institución Libre de Enseñanza… en Madrid. En 1883, el abuelo consigue el traslado para la Universidad Central de Madrid… y lo sigue toda la familia del poeta.

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 08 Octubre 2018 11:04