Entrevista a Pepa Rodríguez, de ARTE SANO, un espacio de creación donde el tiempo vuela

Escrito por  Mari Carmen Rodríguez Morón Jueves, 02 Agosto 2018 07:16
Valora este artículo
(1 Voto)

Antes de comenzar con la entrevista de Pepa Rodríguez Romero o de Fini, como yo la conozco, me gustaría hacer una pequeña introducción de esta mujer que se ha hecho a sí misma.

 

Fini es una mujer que procede de una estirpe de mujeres de carácter fuerte y luchador, mujeres que de alguna manera les tocó vivir una vida dura y que dijeron “basta”. Tal es el caso de su tatatarabuela Trinidad, una mujer que sufrió malos tratos por parte de su primera pareja y  lo dejó y se trasladó desde Coripe a Sevilla donde trabajando en una pensión conoció al que sería su compañero durante el resto de su vida. Conoció a Jorge, un artesano que procedía de Jerusalén.

 

Jorge cuyo  primer apellido es judío (Boto), sin embargo  sus ropajes, hábitos religiosos y su segundo apellido eran árabes: Cañahuate. Con esta mezcolanza, creó una familia de la que procede Fini, y ella orgullosa de sus raíces, no podía hacerlo de otra manera: dedicar el nombre de su negocio  a este hombre,  quien abandonó sus tierras y familia primigenia, en busca de una vida mejor,  y recorrió muchos países tallando marfil y vendiéndolo, un artesano. Con este juego de palabras,   Fini llama a su taller ARTE SANO

 

¿Quién es Pepa Rodríguez Romero?

 

Soy una mujer, creativa, alegre y paciente, enamorada del arte en su acepción más amplia. Aunque todos me conocen como Fini, firmo mis cuadros como Pepa, un nombre que refleja la fuerza y el color de mis pinturas.

 

Mis comienzos fueron autodidactas: leyendo libros, observando a los maestros, pintando en las horas libres.

 

Las primeras clases de pintura al óleo me las impartió una gran artista conocida por todos: Gladis Pintarelli. A su estudio acudía cada tarde después del trabajo. Allí descubrí este fantástico mundo, a medida que iba profundizando y aprendiendo, más me motivaba.

 

El arte como dijo Albert Einstein: “es la expresión de los sentimientos más profundos por el camino más sencillo”.

 

Posteriormente, recibí clases de “técnicas pictóricas” en la casa de la cultura (7 años) con dos estupendo profesores: Manuel Rodríguez Mendoza y Agustín Israel Barrera.

 

¿En la actualidad que haces?

 

Estoy absolutamente volcada en la dirección de mi taller “Arte Sano”, donde tiene cabida todo lo relacionado con la creación: pintura manualidades, teatro, guiñoles, etc.

 

También en el tiempo que me queda libre me gusta realizar exposiciones de mis trabajos, en distintos locales de Morón: “El Mentidero”, “Los Amigos”, en mi propio taller…

 

“Arte Sano” cuenta con un local amplio y cómodo, (Puerta Sevilla) con todo lo necesario para poner en práctica cualquier trabajo. Dispongo de materiales que reciclo: cartones, maderas, plásticos, telas. También hacemos lo que yo llamo “Cocina de Pintura”, es decir, elaboramos colores con tintes que compro y luego vamos componiendo gamas, mezclamos, experimentamos, dando rienda suelta a la creatividad. Los colores que surgen los envasamos en botes que normalmente tiramos a la basura como: Tarros de cremas, botes de mahonesa, kétchup…

 

En “Arte Sano” los padres no tienen que preocuparse de comprar ningún material, pues como he dicho anteriormente todo lo que utilizamos es material reciclado, así, ponemos nuestro granito de arena para la protección del medio ambiente y enseñamos a nuestros niños y niñas que muchas de las cosas que tiramos a la basura pueden seguir siendo útiles si les damos la oportunidad. Es nuestro deber enseñarles a amar y proteger esta casa de todos que es nuestro planeta: la Tierra.

 

Una actividad que les encanta a los niños y niñas es la fabricación de guiñoles. Hemos utilizado goma espuma. Se manejan fácilmente jugando con ellos en el pequeño teatro que confeccioné. Es esta otra forma de expresión, les ayuda mucho a improvisar, a expresarse, a perder la vergüenza. ¡Se lo pasan genial!

 

¿Te gusta tu trabajo?

 

¡Me encanta, es mi pasión! Los alumnos y alumnas piensan que yo les enseño mucho pero la realidad es que cada día yo aprendo muchísimo de cada uno de ellos. En todos encuentro formas distintas de creación y si se les da libertad, aflora el genio que llevan dentro. Disfruto guiándoles, orientándoles, motivándoles para que cada uno llegue a expresarse libremente y se muestre tal cual es. Muchos alumnos y alumnas temen equivocarse, eso les impide crear plenamente, no existen las equivocaciones, sólo el aprendizaje, todo suma para seguir creciendo.

 

Este trabajo requiere de mucha preparación previa por mi parte. Es fundamental tener previstas varias actividades para cada niño-a con el fin de que no se aburran. Vivimos en la era de las tecnologías y de la inmediatez pero cuando hablamos de arte, de creación, eso es incompatible.  Desde “Arte Sano” intento fomentar en estos niños y niñas (nacidos bajo el influjo de las tecnologías) la paciencia, el disfrutar del presente, el no tener prisas por terminar el trabajo que están realizando sino disfrutar intensamente mientras lo están elaborando, olvidándose del resultado.

 

El trabajo en equipo, compartir, respetar la creatividad y las capacidades de cada uno-a, parar esperar… pensar, crear. Toda forma parte de este espacio de creación y arte llamado “Arte Sano”.

 

El tiempo pasa deprisa cuando hacemos algo que nos gusta, algo con lo que disfrutamos, cuando fluimos, por eso muchas veces niños y niñas me preguntan que si el reloj que está en el taller está roto porque corre mucho.

 

¿Sólo niños y niñas pueden asistir a tu taller?

 

No, por supuesto que no. “Arte Sano” tiene sus puertas abiertas a personas de todas las edades. Tengo que resaltar los grandes beneficios que suponen para los adultos asistir al taller, destacaría la mejora en sus relaciones sociales y en autoestima. Mi función es guiarles y orientarles, como comenté anteriormente, siempre desde el respeto a la individualidad.

 

Proyectos Futuros Pepa

 

Actualmente pinto paraguas, abanicos, pero tengo en mente montar un taller para pintar en tela: cojines, mantelerías, camisetas, vaqueros, zapatillas.

 

Estoy abierta a cualquier sugerencia que me hagan. El mundo del arte, de la creatividad es inmenso, siempre en crecimiento.

 

Os invito a pasar y conocer “Arte Sano” en la calle Puerta Sevilla. ¡Disfrutareis igual que lo hago yo!. Gracias

 

Modificado por última vez en Jueves, 02 Agosto 2018 08:02