Un vecino con ATT ventricular sufre en las urgencias de Morón el efecto de los recortes en Sanidad

Escrito por  Julio García Morón Lunes, 26 Febrero 2018 09:42
Valora este artículo
(2 votos)

Julio García es un vecino de Morón que padece una grave enfermedad de corazón.  Nos traslada la queja por la situación que tuvo que sufrir en las urgencias de Morón debido, según él,  a los recortes en Sanidad. A continuación, la protesta de este ciudadano: 

 

“El motivo de mi queja va dirigido a la Junta de Andalucía y en contra de los recortes en la sanidad, que viene haciendo desde hace ya algunos años en Morón de la Frontera con la pasividad y complicidad de nuestro alcalde y su equipo de gobierno.

 

A mi desde hace algún tiempo me diagnosticaron un ATT ventricular izquierdo que según los médicos no me pueden poner lo que se dice coloquialmente un “muelle” y llevo mi enfermedad más o menos bien con tratamiento. Por motivos de trabajo sufro mucho estrés y eso me produce unos dolores muy fuertes, que paralizan toda la parte izquierda de mi cuerpo, y por ese motivo debo acudir al servicio de urgencias ya que no se si el dolor es debido a un infarto o a un ataque de ansiedad.

 

El día que todo sucedió, me llevó mi madre con su marido a urgencias, al no haber aparcamiento bajamos mi madre y yo del coche en la puerta de urgencias mientras él buscaba aparcamiento.

 

Al entrar a urgencias con la mano agarrando a mi pecho y sin apenas poder caminar me encuentro que allí no se encuentra nadie que me pueda ayudar, sólo estaba el recepcionista, y como si se tratase de un autoservicio mi madre entró en una sala más adentro y cogió una silla de ruedas. Así me dispuse a esperar mi turno, pero viendo que pasaba el tiempo y no me llamaban, siendo una urgencia grave, pregunté al trabajador que allí estaba qué pasaba, qué si los recortes los debíamos de pagar siempre los mismos. Yo sé que él no tiene ninguna culpa, ya que él es un trabajador. En esto llegó el de seguridad, creyendo que el centro es suyo, me pidió que bajase la voz y que me sentara a esperar mi turno como el resto, yo conteste que esas ni eran las formas ni las manera de tratar a un paciente que lleva mucho rato esperando a ser atendido, en urgencias estaríamos unos 20 pacientes, entre ellos niños, que no paraban de llorar en espera de ser atendidos.

 

Así después de dos horas esperando me dan una pastilla para que me la pusiese bajo la lengua y a mi casita, con la excusa por el retraso de que éramos muchos pacientes ese día en urgencias y muy pocos médicos para poder atendernos más rápido.

 

Ese día tuve la suerte de que no fuera un infarto sino esta carta la estaría escribiendo mi mujer de luto, ya que con una demora de 2 horas no hubiese salido de allí con vida. No culpo a los médicos, culpo a la Junta de Andalucía que no dota los centros con el personal necesario, culpo al señor alcalde que se deja manejar por Susana Díaz en busca de una silla en el parlamento, dejando a sus vecinos expuestos a unos servicios insuficientes en urgencias”.

 

Julio García

 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 26 Febrero 2018 10:51