Muerto el PMD, la Delegación de Deportes utiliza dinero público para publicitar la oferta deportiva de empresas amigas y colegios privados

Escrito por  Redacción Morón Miércoles, 21 Febrero 2018 09:50
Valora este artículo
(0 votos)

_La práctica del voleibol femenino en Morón llevaba casi dos décadas ausente gracias a la inutilidad de los diferentes Delegados de Deporte que han pasado por este Ayuntamiento durante ese periodo de tiempo. Sin embargo, uno de ellos destaca por su nula aportación al fomento del deporte femenino: es el último Delegado, Antonio Rodríguez “Rodri”, que ha llevado a cabo un proceso histórico de privatización del deporte y ha relegado la presencia de la mujer en la actividad deportiva a la mínima expresión.

 

Así, tras comenzar a cobrar por el alquiler de las pistas deportivas públicas, siguió con la privatización de la Escuelas de Fútbol y Baloncesto, para continuar con la privatización de la gestión de la Liga de Fútbol  Sala,  la cesión del uso –casi- en exclusiva del pabellón deportivo de la Alameda a una entidad privada, terminando, como colofón, con la eliminación del ente municipal Patronato Municipal de Deportes.  

 

Ante la incapacidad del Delegado, que se enorgullece de tener amigos en las empresas privadas de Morón, especialmente en DXT10, la Delegación de Deportes ha decidido utilizar a sus trabajadores para publicitar los logros de esta empresa amiga, afincada en el Colegio Salesianos de Morón.

 

Dentro de su estrategia comercial esta empresa le ha dado mucha importancia a revitalizar el voleibol femenino y desde el año pasado organiza una competición entre diversos centros educativos de secundaria obteniendo un gran éxito de convocatoria en la liga local. Lo que comenzó con unas 15 niñas interesadas, ahora se acerca al medio centenar.

 

Como Rodri es incapaz de organizar nada parecido, que asegure el acceso  de los vecinas al deporte sin importar la capacidad económica de cada cual o su procedencia, el Delegado decidió hace tiempo destinar numerosos recursos públicos –como son los trabajadores- a publicitar la oferta privada deportiva de empresas amigas y colegios privados.  

 

Esto es que el dinero público que cuesta un trabajador público, por ejemplo el que lleva el departamento de publicaciones, lejos de destinarse a fomentar el deporte público, que debiera ser su función, se destina a dar publicidad a las empresas amigas del concejal.  

Modificado por última vez en Miércoles, 21 Febrero 2018 12:35