Denuncian públicamente la prórroga del contrato de gestión del Teatro Oriente sin sacarse a concurso público

Escrito por  Redacción Morón Martes, 13 Junio 2017 07:30
Valora este artículo
(1 Voto)

Raúl Cortés,  desde México y en representación de Trasto Teatro ha realizado un comunicado (que reproducimos a continuación en su integridad)   sobre la no convocatoria de concurso público de la gestión del Teatro Oriente.   En el comunicado se denuncia como el equipo de gobierno municipal (PSOE) lleva ocho meses diciendo que sacaría la plaza a concurso público, “argumentando razones políticas, económicas e, incluso, éticas”,  y, de repente, hace dos semanas, esta asociación se entera de que el criterio ha cambiado y la decisión es de prorrogar al actual adjudicatario.

 

El comunicado comienza con la publicación de una carta escrita hace una semana y dirigida a la Delegada de Cultura, su asesor y el gerente de la Casa de la Cultura,  preguntando por este hecho. “Hoy, una semana después, y sin que nadie nos haya respondido aún, ofrecemos esta rueda de prensa”,  añade Cortés.

 

COMUNICADO TRASTO TEATRO

Teatro Oriente

 

“[…] He sabido que, al menos por el momento, no sale a concurso el Teatro Oriente. No diré que me sorprenda, al contrario, viendo el curso de las promesas realizadas en el último tiempo, era previsible. Sinceramente, lo esperaba. Ahora bien, como ha habido ciertos movimientos y hemos compartido varios encuentros sobre el asunto, antes de hacer una valoración pública errada o imprecisa, quería preguntaros directamente, en privado, algunas dudas que me surgen a partir de la escasa información que manejo. Si tenéis a bien informarme, os lo agradecería. 

 

1) Según he sabido, se prorroga el contrato. ¿Qué tipo de prórroga es? ¿Es la prórroga a la que se refiere el pliego de condiciones? Que, hasta donde yo sé, es la única que se contempla: dos años más (1+1).

2) En el caso de que hubiese otro tipo, algo así como una ampliación temporal por obras y servicios... ¿Cuánto tiempo más se va a ampliar la vinculación entre el actual adjudicatario, Adolfo Carmona, y el ayuntamiento, antes de convocar la tan prometida licitación?

3) En cualquier caso, sea cual sea el tipo de prórroga, he sabido que se ha argumentado "cuestiones técnicas" para justificar el cambio de criterio y, así, no proceder a la convocatoria. Cuestiones técnicas... un concepto muy amplio, muy vago para concretar los problemas; pero muy concreto para señalar al responsable: el técnico. Y, hasta donde yo sé, el técnico a quien compete el teatro es Antonio García. Así que, Antonio, te pregunto directamente a ti... ¿Tú eres el responsable de que no salga la convocatoria? Llevo escuchando que iba salir desde hace, prácticamente, ocho meses... ¿En ocho meses no has sido capaz de resolver las cuestiones técnicas de un simple pliego de condiciones? Hablamos de un pliego para la gestión de un teatro de pueblo, no del Centro Espacial de Cabo Cañaveral... ¿Cuáles son esas dificultades técnicas para sacar el pliego? ¿Necesitas ayuda?... Tú dirás si esto es así o de otra forma.

4) Hace dos años se cometió una injusticia. Se aprobó un pliego de condiciones que, en palabras de Rosi Andújar, "era cerrado"; en palabras de Antonio García "tal vez no estaba pensado tanto para favorecer a Adolfo, como para perjudicar a Trasto". El caso es que se cometió una injusticia y cualquier ampliación de un contrato amparado por un pliego injusto, será un movimiento de connivencia y complicidad con aquella injusticia. 

5) Y como no encajo bien las injusticias, os ruego me trasladéis la información requerida […]”

 

Esta fue la carta que, por vía electrónica y en representación de Trasto Teatro, remití hace una semana a la Concejala de Cultura, Rosi Andújar; a su asesor Ricardo Muñoz y al Gerente de la Casa de la Cultura, Antonio García. Unos días después, volví a insistir. Hoy, transcurrida ya una semana, ninguno de ellos ha respondido absolutamente a nada. Y quisiera recordarles que se les paga, que les pagamos entre todos los ciudadanos tres sueldos para que, entre otras cosas, nos atiendan. Por lo tanto, estarían obligados a respondernos, aunque ni Trasto Teatro ni yo les despertemos simpatía.

Claro que no puedo decir que me haya sorprendido este silencio. Hace dos años ocurrió exactamente lo mismo. Preguntamos por la situación de la convocatoria del teatro y nos negaron la información. Como insistimos, Antonio García nos pidió que cualquier petición la hiciésemos por escrito y la pasásemos por registro, solo así obtendríamos respuesta. Los laberintos de la burocracia a veces merman la persistencia, pero no fue nuestro caso y pasamos todo por registro. Esa deriva ya era bochornosa pero, aún más bochornosa fue la respuesta que nos dio el ayuntamiento: por escrito también nos volvió a negar cualquier información esgrimiendo que el contrato del teatro era privado... ¡Surrealista, verdad!. 

 

Y, entonces, decidimos denunciar públicamente el obstruccionismo y la falta de transparencia por parte de técnicos y políticos involucrados. Y forzamos que saliese la convocatoria, finalmente. Lo demás es de todos conocidos: un pliego hecho a medida para negarle a Trasto Teatro tan solo la posibilidad de concurrir a la plaza, beneficiando así al actual adjudicatario.

 

Y dos años después se repite la historia. Y se repite innecesariamente porque la ley autorizaba a la Concejala para prorrogar el contrato, sin más. Pero ha sido la propia Rosi Andújar la que ha provocado este problema, al prometer con contundencia permanentemente, casi alardear, en público y en privado, de que convocaría la plaza, porque ella había llegado a Cultura para hacer las cosas de otra manera y, además, el ayuntamiento tenía razones de peso… En fin, habría mucho más que revelar sobre la extraña gestión que ha hecho Rosi Andújar de esta materia, pero por el momento nos abstendremos. Por el momento. Al menos, hasta saber las explicaciones que ofrece sobre este repentino cambio de criterio. Eso sí, nos gustaría subrayar como anómalo algo que, a fuerza de repetirse, estamos naturalizando. Tal vez podríamos aceptar los errores o las torpezas de los gobernantes, al fin y al cabo también parecen humanos; pero no la mentira, no debería salirle gratis a ningún político, sea de la formación que sea, y menos a un gobernante, incumplir sus promesas, faltar a su propia palabra… porque en ese digno compromiso o no, florece la credibilidad o muere.

 

A más de diez mil kilómetros, me dirijo a Antonio García, Ricardo Muñoz, Rosi Andújar y al resto del equipo de gobierno: contemplo el reloj y compruebo la cantidad de segundos y minutos, el torrente de instantes que la distancia me impide compartir con mis padres, mis hermanos, mis sobrinos, los amigos; es decir, compruebo la vida que esta distancia nos está robando y que nadie, nunca, nos devolverá... Y a más de diez mil kilómetros de mi gente, de mi casa, sobre el ejemplar y amado escenario del Centro de Investigación Escénica El Teatrito, en Mérida (Yucatán-México), quería compartir con mis compañeros de Trasto Teatro un hermoso pasaje de la mitología indígena nahualt. Dicen que una tarde, un abuelo, casi ya en su último aliento, convocó a su nieta y, en su lecho, le confió un augurio: “El día, nuestro día, tú sí lo verás, tú sí lo vivirás”.

A mis compañeros de Trasto les digo: no sé si nosotros podremos ver ese día, podremos vivir ese día en el que la justicia poética nos lleve a ese teatro que merecemos, porque peleamos por él durante años en la calle, desde el Frente Oriente, cuando ese teatro apenas era un solar de malas hierbas y un amasijo de andamios oxidados. Me gustaría pensar que nada pueden contra los sueños aquellos que nunca supieron soñar; que, si acaso, tan sólo podrán retrasar lo inevitable, poco más… Pero, si no es así, y no llegamos a ver ni a vivir ese día, nuestro día; al menos sabremos los nombres de aquellos y aquellas que lo impidieron injustamente, la plomiza expresión de sus rostros y el vacío que gobierna sus miradas. Y no los olvidaremos, no los olvidaremos nunca, porque otros llegarán y hallarán en nuestra memoria razones para continuar…

 

Raúl Cortés, de Trasto Teatro.

Mérida. Yucatán (México)

11 de junio de 2017.

Modificado por última vez en Martes, 13 Junio 2017 07:32