Aceitunas Fragata Morón se adelanta en el Alameda

Escrito por  Juan Luis Mármol Morón Sábado, 20 Mayo 2017 10:10
Valora este artículo
(1 Voto)

Soñar es gratis. Hacer tus sueños realidad cuesta mucho. Aceitunas Fragata Morón tiene un sueño y está luchando por hacerlo realidad a base de trabajo, esfuerzo y sacrificio. «It’s been no path of roses,/ no pleasure cruise» decía Freddie Mercury. Pero la recompensa se nota. Ahora mismo el equipo de Rafa Rufián está acariciando con la yema de los dedos el colofón de oro a una temporada brutal y que sabrá mejor echando la vista atrás, viendo el camino recorrido. Un tercer partido trepidante, imponiéndose a todo tipo de adversidades, sirvió para que el marcador de la serie volviese a estar liderado por un Aceitunas Fragata Morón, que venció por diez puntos a Comercial ULSA Valladolid.

 

Los visitantes se impusieron durante gran parte del encuentro gracias a un mayor acierto en el ataque y mejores opciones a la hora de atrapar los rebotes ofensivos (un total de 19 por 10 de Morón). Estuvieron por delante durante gran parte del partido, con el marcador haciendo ese efecto acordeón, pero sin llegar a ceder nunca para el lado local. Durante la primera parte, Morón estuvo por delante en los primeros tres minutos gracias a un triple de Leo Cizmic y una canasta de Javi Marín, pero pronto los de siempre en Valladolid comenzaron a hacer de las suyas. Los dos De la Fuente y Wade Chatman volvieron a liderar a un equipo que esta vez estuvo acompañado de más «secundarios» (Sidibe y Graham Bell fueron un auténtico incordio durante todo el partido). Se despegaban, pero José Alberto Jiménez y Tyler Gaffaney aparecían para que Morón no se fuese del partido. Al final del primer cuarto, los vallisoletanos mandaban por 5 puntos (24-29).

 

En el segundo cuarto se frenó la sangría anotadora de Comercial ULSA Valladolid, que solo pudo anotar un punto más que Aceitunas Fragata Morón en este parcial, aunque eso redujo mucho también los argumentos del equipo local (12-13 en el parcial). Fueron diez minutos muy intensos que comenzaron con dos triples, uno para cada equipo, un par de canastas más y luego muchos minutos de tanteo sin éxito. Graham Bell deshacía las opciones de remontada de Morón, que se había puesto a 3 puntos con una canasta de Chagoyen, pero las canastas se quedaban en la recámara de ambos equipos. La entrada de Alejandro Rodríguez dio un nuevo aire al Aceitunas Fragata Morón (brutal su defensa sobre el MVP de la competición), pero Valladolid no cedía en su parcela. Una visita de De la Fuente al tiro libre dejaba el marcador en 36-42 para ir al descanso.

 

Se antojaba un partido complicado, pero los de Rafa Rufián salieron con ganas de comerse el parqué y, liderados por un excelso Ola Keshinro (MVP del partido gracias a sus 12 vitales puntos y 9 rebotes para un 20 de valoración), Alo Marín, Tyler y Javi, situaban al Aceitunas Fragata Morón por delante en el marcador, posición de la que ya no se despegó en todo el partido. Ola se imponía en ambas canastas, tanto en la anotación como a la hora de atrapar rebotes, y Javi y Tyler aparecían tocados por la varita mágica del acierto. Tyler empezó a estar on fire con varios triples importantísimos. Tanto como el momento clutch del base de San Fernando, que ya se reía con las canastas que metía, a lo Sergio Llull, apurando hasta el final. La actuación conjunta del equipo, con una presión asfixiante, empezó a desconectar a Valladolid del partido, aunque los de Paco García estuvieron dando guerra todo lo que pudieron. De hecho, dos canastas de Sidibe y González dejaban el último cuarto en 55-54 para Aceitunas Fragata Morón.

 

Se antojaba un último cuarto de infarto, pero el equipo de Morón de la Frontera dijo basta. No fue fácil, sin embargo. Los últimos diez minutos comenzaron con ambos equipos contestando a las canastas del otro, apretando mucho la diferencia entre marcadores. De la Fuente no perdonaba y Wade Chatman aprovechaba las visitas a la línea de personal para continuar sumando. No obstante, quedando 4 minutos de partido, se desató la tormenta perfecta. Javi Marín anotó un triplazo y, en la jugada de ataque de Valladolid, su hermano robó el balón y se fue decidido a comerse el aro rival. Mate contundente para que se cayese el Pabellón Alameda y la victoria estuviese en la mano. Nuevamente Javi y Alo (2+1 del mayor de los Marín en un momento muy importante) cerraban el marcador, aunque Wade Chatman quería tener la última palabra otra vez con un triple. Pero Javi Marín cerraba el marcador con una canasta elegante en el último segundo de la posesión. 76-66.

 

Hay motivos para soñar. Hay motivos para creer. Hay motivos para venir al Pabellón Alameda el domingo, a las 17:45, y poder presenciar algo histórico.

Juan Luis Mármol

Modificado por última vez en Sábado, 20 Mayo 2017 10:12