Subscribete a

La Voz de Morón

¿Cuántos niños tienen que ahogarse para que Europa tome conciencia?

Jueves, 03 de Septiembre de 2015 04:56 por Pilar Cuesta en elcomunista
Vota este articulo
(4 votos)

Internacional. Un niño pequeño con diminutos pantalones cortos azules y una pequeñita camiseta roja. Su cuerpo fue hallado en una playa de Turquía. Era Aylan, de 3 años de edad. Su vida truncada por la violencia y el abandono de los que podían ayudarlo pero no querían.

A un par de metros de distancia se encontraba el cuerpo de su hermano, Galip, de 5 años. Junto a sus padres, Aylan y Galip estaban en un bote atestado de refugiados sirios que huían de la guerra y en la esperanza de un futuro mejor. Todos murieron.

Su viaje hacia una vida de seguridad no duró mucho. El barco se hundió 30 minutos después de haber partido de Bodrum, en Turquía, hacia la isla de Kos en Grecia.

Todos los pasajeros, 16 en total, cayeron al agua. Aylan, Galip, su madre, otros dos niños de 9 y 11 años, otro niño de edad desconocida … un total de 13 personas se ahogaron en un mar en calma.

Las imágenes del niño boca abajo en la playa de Turquía, el niño pequeño acunado en los brazos del gendarme turco ha conmocionado al mundo. Y  los hipócritas y  burócratas de la UE echándose la pelota uno a otro, como si hablaran de mercancía y no se seres humanos.

La imagen sorprendió incluso a los que se quejan de que los refugiados perturban las vacaciones de verano de los turistas. Porque hay mucha ausencia de sensibilidad y solidaridad ante esta tragedia humana de gran magnitud.

Los telediarios nos pasaron imágenes de las playas españolas, llenas de turistas. Los europeos toman el sol. Grandes datos económicos para la campaña electoral de los que quieren seguir en el poder.

Pero en esa misma parrilla, surgió la noticia que ha conmovido a millones de personas. La muerte de un niñito inocente, en plena edad de candidez. No había hecho daño a  a nadie. Vivió en su país, jugando en sus sueños infantiles hasta que ese primer mundo occidental, liderado por Estados Unidos, decidió inyectar la violencia y el terror bélico en las calles de las ciudades y pueblos de Siria, la patria de Aylan.

Aylan no es el primero y me temo que no será el último niño que pierda su vida en el mar buscando paz y solidaridad para crecer. Pero su cuerpecito mojado ha despertado la conciencia de millones de europeos y espero que también lo haga en la conciencia de los ciudadanos norteamericanos. A estos últimos se les ocultará por la televisión, pero podrán verlo a través de internet en muchos medios que han hecho eco de esta tragedia dolorosa.

Más de 3.000 personas han perdido la vida en las aguas del mar Mediterráneo tratando de huir del horror y la violencia en el Oriente Medio.

¿Cuántos niños más, cuántas mujeres y hombres más tienen que ahogarse antes de que Europa toma medidas serias y reales para dar  el refugio al que tienen derecho, según la carta de las Naciones Unidas?

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio