Entrevista a María Salomé Tornay, una moronera ejemplo de talento, esfuerzo y coraje

Escrito por  Juan Segura Entrevistas Lunes, 02 Marzo 2015 07:58
Valora este artículo
(0 votos)
 Salomé, con compañeras polacas, en Cracovia Salomé, con compañeras polacas, en Cracovia

Entrevista. María Salomé Tornay Mármol es otro ejemplo de talento, esfuerzo y coraje que traemos, en esta ocasión, a la sección “Nuestra Gente”.  Otra mujer jovencísima, pero con una alta cualificación, que afronta la vida con arrojo y optimismo y que constituye un orgullo para su pueblo, Morón de la Frontera.

Licenciada en Traducción e Interpretación (inglés y árabe) por la Universidad Pablo de Olavide, se encuentra actualmente en la Universidad de Nuevo Méjico (EE.UU) donde realiza un Máster en Lengua y Literatura Hispánica al tiempo que ejerce como Profesora de Lengua y Cultura Española, lo que le permite pagar su estancia y estudios en dicha universidad.

Salomé siempre ha combinado el estudio con el trabajo. Desde profesora particular hasta “Lady Red” en el Hotel Meliá Colón de Sevilla. Los estudios superiores  y todos los viajes por cuatro continentes los ha podido hacer gracias a becas y a concursos (para poder ir a la New Mexico State University ha tenido que competir con miles de solicitantes para cuatro plazas)

Su estancia anterior en Nuevo Méjico fue posible por una beca de intercambio Atlánticus  y en Cracovia (Polonia) por la beca de intercambio Erasmus.salome1.jpg - 3.52 Mb

Pero quizás lo más importante de la entrevista, que a continuación ofrecemos a nuestros lectores , es la actitud inquieta y luchadora de Salomé. El ánimo con que afronta el futuro  y que pretende trasladar a todo el mundo. Esta veinteañera políglota (además de árabe e inglés, tiene competencias lingüísticas básica en francés, alemán y polaco) y viajera promete llegar bien lejos. Nosotros le deseamos que la ventura guíe sus pasos más allá de lo que acertáramos a desear.

1)Salomé, estás a punto de partir hacia la Universidad del Estado de Nuevo Méjico (Estados Unidos) para trabajar como Profesora Asistente de español, al tiempo que realizas un máster en Lingüística y Literatura Hispánica. ¿Como afrontas esta nueva etapa de tu vida y que objetivos te propones conseguir?

He de decir que con mucho entusiasmo y ánimo. A día de hoy y a punto de comenzar esta nueva etapa, me parece que todavía no me doy cuenta del paso tan significativo que voy a dar para mi vida. Después de un largo año de lucha y varios traspiés con la burocracia, me alegro de no haber tirado la toalla y conseguido lo que tenía tan claro que quería: conseguir un puesto en una universidad americana donde continuar mi carrera académica y profesional.

 

2)Eres licenciada en Traducción e Interpretación (inglés y árabe) por la Universidad Pablo de Olavide, pero además tienes competencias básicas en francés, alemán y polaco.¿Qué te ha llevado a diversificar tanto tus competencias lingüísticas?

(Sería más correcto decir egresada, ya sabes, con todos estos cambios del plan Bolonia nos han puesto a todos por “igual” y somos egresados. Por si quieres cambiarlo) Tengo recuerdos de muy pequeña en los que hablaba con mi madre en los que le hablaba en “inglés”. Así que puede tomarse eso como un claro indicativo de mi amor por los idiomas. Mi facilidad por los estudios lingüísticos y mi actitud inquieta me obligaban en cierta forma a aprovechar (y diría que de manera muy acertada) las oportunidades que estudiar en la universidad me facilitó para viajar a países lo más curiosos y lejanos posibles; para poder así desmarcarme un poco y aprender idiomas o culturas no tan conocidas para la mayoría de la gente, lo cual supone una ventaja en el mercado laboral.

3)¿Cómo has realizado tus estudios?,¿Has tenido becas? ¿Cómo vas a pagar tus estudios de máster en Nuevo Méjico?

 

Durante mis estudios en educación primaria y secundaria, los cuales realicé en el C.P. Mª Auxiliadora y I.E.S. Fray Bartolomé de las casas, no recibí nunca beca alguna por lo que fue mi familia quien sufragó esos gastos, como en la mayoría de hogares españoles. Por suerte, recibí la beca general de Ministerio de Educación en los cuatro años que duró mi carrera. Remarco lo de “por suerte”, ya que sin esas ayudas hubiera sido totalmente imposible para mí realizar mis estudios universitarios y, ni que decir tienen, mis estancias en el extranjero gracias a becas como la Erasmus, la Atlanticus o la ya extinta beca para estudiar idiomas durante tres semanas concedida por el Ministerio.
De todos es bien sabido el alto coste de la educación universitaria en América, es por ello que tendré que trabajar para poder afrontar el coste del máster. Sin embargo,  no encuentro mejor manera de hacerlo que trabajar para la propia universidad que me acogerá durante los próximos años enseñando no solo mi idioma, sino también mi cultura. Más que una obligación, me tomo este trabajo como algo de lo que me siento muy orgullosa, ya que conseguí una de las cuatro plazas vacantes entre miles de solicitantes de todo el mundo.

4)Has estado, como estudiante de intercambio, en Estados Unidos (programa Atlanticus)  y en Polonia (programa Erasmus). ¿Qué nos puedes contar de ambas experiencias? ¿Qué diferencias más notables encontraste entre ambas naciones?

Como cabe imaginar, hay un mundo de diferencia entre ambas experiencias.
Tuve la suerte de pasar un año de mi vida en una de las ciudades con más encanto que tiene el país polaco: Cracovia (Kraków). Acostumbrada al calor tanto del clima, como de la actitud de nuestra tierra, mudarse a un país frío con tan pocas horas de sol y donde el carácter de sus habitantes no puede decirse que fuese mucho más cálido, se hizo un poco cuesta arriba al principio. No obstante, con tiempo y esfuerzo, conseguí atravesar esa coraza que parecen tener los polacos en un primer momento con los extranjeros y, además de aprender un poco su idioma, hice muy buenas amistades con quienes a día de hoy mantengo el contacto.
En la otra cara de la moneda tenemos Nuevo México. A pesar de que mi estancia fue mucho más corta (sólo cuatro meses), me sentí muy acogida y arropada desde un primer momento tanto por los locales, como por la comunidad internacional que allí nos encontrábamos. Puedo decir con la boca muy grande que llegamos a formar una auténtica familia, gracias en gran parte por la involucración de la universidad. De una experiencia tan positiva, no cabía esperar otra cosa más que mi deseo de volver por aquellas tierras lo más pronto posible.

5)¿Con qué ánimo contemplas tu futuro profesional?

Será la edad, será la ilusión por nuevos proyectos, pero lo cierto es que afronto mi futuro personal con mucho optimismo aunque pueda pecar de ingenua para muchos. Por suerte, nunca me ha faltado el trabajo en los momentos que lo he necesitado: antes, durante y tras la carrera. Desde mis comienzos (iguales a los de muchos adolescentes) como profesora privada, pasando por trabajos de verano, ser azafata bilingüe hasta ser contratada como “Lady in Red” tras realizar mis prácticas universitarias en el hotel Gran Meliá Colón de Sevilla han pasado casi diez años, por lo que es comprensible mi entusiasmo con vistas al futuro. Además, gracias a esta oportunidad que me ha surgido, me he reafirmado en un pensamiento que siempre tuve muy claro: siempre hay que intentar y no desistir en hacer lo que a uno verdaderamente le gusta, y lo más importante de todo, hay que tener una actitud curiosa, inquieta, nadie debe apalancarse ni pensar que de nada vale esforzarse “porque la cosa está muy mal” (algo que se escucha mucho, lamentablemente, por nuestras calles). Es por ello que animo a todo el mundo y, en especial, a la gente joven a salir más allá de las fronteras de nuestro pueblo, e incluso país, en cuanto tengan ocasión porque, una vez se da ese paso, la vida se ve y afronta con unos ojos totalmente distintos.

6)Puedes añadir cualquier consideración que creas oportuna.(Por ejemplo: qué otros países has visitado...)

Dentro de la comunidad universitaria se nos conoce a los estudiantes de traducción e interpretación (TEI) como unos “culos inquietos". No podría estar más orgullosa ni de acuerdo con esta concepción, ya que es la pura realidad. Desde que salí por primera vez al extranjero con doce años en mi viaje de fin de curso del Mª Auxiliadora a la ciudad del amor, una década después he estado en cuatro de los cinco continentes que formar nuestro planeta, visitado más de veinte países en el extranjero (Australia, China, Emiratos Árabes, etc.) y alrededor de cien ciudades fuera de nuestras fronteras. Todos estos viajes no son resultado de provenir de una familia con una economía boyante, sino del trabajo duro, de las ganas por conocer mundo y de aprovechar cada oportunidad que se me ha presentado con cada beca concedida al esfuerzo.
No me gustaría finalizar estas líneas sin dar las gracias al periódico "La Voz de Morón” por darme la oportunidad de animar a la gente de nuestro pueblo en momentos tan difíciles como los que estamos atravesando ahora y de mostrar que, con perseverancia y dedicación, se pueden conseguir muchas cosas  por muchas trabas que ponga la vida.

Visto 2250 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Marzo 2015 08:46