Entrevista a Rafael Fernández Ruiz.

Escrito por  Redacción Entrevistas Martes, 30 Septiembre 2014 08:40
Valora este artículo
(0 votos)

Entrevista. Rafael Fernández Ruiz, 52 años,  es actualmente el director  del Centro de Empresas de Morón y gerente de Altos del Sur.

Licenciado en Historia por la Hispalense. Arqueólogo. Máster en Desarrollo Territorial (1996), ha realizado también dos Cursos Superiores, en Gestión de Recursos Humanos para el Desarrollo (1997) y Formación de Directores y Dinamización de la Red  de Escuelas Taller(1993-1994)

Nacido en Sevilla. Su abuelo fue maestro de obras de Aníbal González con el que trabajó en la construcción de la Plaza de España para la Exposición Universal de 1929.Alumno de Francisco José Presedo Velo padre de la egiptología española, descubridor de la Dama de Baza, con quien trabajó en la ciudad romana de Carteia (San Roque), participó en el equipo de arqueólogos en el proceso de restauración de La Cartuja con motivo de la Expo del 92.

Ha participado en proyectos de cooperación entre la Universidad Pablo Olavide y los morones americanos al lado de Rosario Valpuesta, la primera mujer rectora de España y Juan Carmona, especialista en Historia de América.

En Cuba colaboró con diversos ministerios en materia de gestión de Recursos Humanos lo que recuerda como una de las experiencias más gratificantes de su vida. Amante de la música cubana tuvo oportunidad de conocer a Chucho Valdés, Compay Segundo, Silvio Rodríguez y, sobre todo, a Pío Leyva (originario del Morón avileño)

Su experiencia profesional, además de lo apuntado anteriormente, se ha desplegado en Santiponce(1984), Huerta del Rey(Sevilla.1985), proyecto HISPALIS(1984-85), colaborando en la edición del Catálogo de Yacimientos de la provincia de Sevilla.

Como director ha asumido excavaciones y proyectos a partir del año 1987, muchos de ellos en Morón de la Frontera.

Fue Jefe de Estudios de la Escuela Taller el Catillo y Director de la Escuela Taller “La Estación”. Ha dado numerosas charlas y conferencias y tiene publicado una cantidad enorme de artículos profesionales que es imposible incluir en esta entrevista.

Últimamente ha publicado la novela “La Esencia de la Granada” (2013. Editorial Victoria SL.)

Miembro de varias hermandades y de la tertulia cofrade “El Aguó”, fue Pregonero de la Semana Santa de Morón 2013.

Presidente de la Peña Cultural Sevillista Aruncitana (2003-2011)rafael fernandez 2.png - 300.47 Kb

LVM.- Rafael, ¿cómo llegaste a Morón y qué pasó para que te quedaras aquí definitivamente?

Llegué a Morón en 1988 para incorporarme como arqueólogo en el proyecto de Escuela Taller El Castillo. Fue un cúmulo de razones de orden laboral y personal. Aquí encontré a mi esposa, un proyecto ilusionante, un pueblo que me acogió con cariño y unos amigos para toda la vida.

LVM.-Creo que tus primeros trabajos en Morón fueron en la “Escuela Taller El Castillo” ¿Cómo fue aquella experiencia, qué recuerdos guardas?

Es difícil resumir en pocas palabras aquellos años. Contábamos con un proyecto cuyo objetivo era complejo, ambicioso y cargado de responsabilidad, ya que por primera vez se acometía la restauración del castillo, principal baluarte histórico de Morón, del que a pesar de contar con valiosa información, se desconocían muchos aspectos de su dilatada historia. No hay que olvidar que sobre el cerro del castillo se concentró la población durante al menos 1600 años, los que van desde el primer asentamiento protohistórico del siglo VII a.C., al menos, hasta el final del califato de Córdoba. Así se pudo documentar el poblado ibérico, descubrimientos como el foso, la puerta árabe en recodo, los restos del claustro medieval o los restos de la antigua iglesia de Santa María Magdalena, bajo los cimientos de la torre del homenaje. Extramuros se descubrió unos de los hallazgos más importantes de la historia de Morón, la necrópolis y basílica paleocristiana de San Miguel, una de las más antiguas de Andalucía. Pero si esto fue importante, más aún lo fue el magnífico trabajo de restauración del lienzo norte de la muralla y varias de sus torres, especialmente la del homenaje. Junto a ellos, el proyecto medioambiental, centrado en las laderas del castillo, huerta del hospital y el proyecto de herbolario, único por su singularidad y calidad de los fondos documentados.

Pero todo esto y más, como el recopilatorio de fotografías antiguas de Morón, editado en un bello libro, fruto del trabajo de Juan José García y los alumnos de la escuela taller, no hubiera sido posible sin el esfuerzo y la ilusión de un equipo de trabajo, liderado por Rafael Hernández, en el que coincidieron un amplio grupo de magníficos profesionales: Ricardo Muñoz, Manuel Vera, Miguel Trujillo, Juan José García, Jesús Albarreal, Alfonso Bocanegra, Juan Salas, Ana María Alcázar, Isabel Troya, y especialmente mi recuerdo y admiración por los que ya nos dejaron, Josefina y Antonio Moreno, con los que tuve el inmenso placer de trabajar y aprender de sus conocimientos y sobre todo de su humanidad.

Estoy convencido de que la escuela taller “El Castillo” marcó un hito en el estudio, conservación y difusión del patrimonio de Morón, que hoy por hoy difícilmente podría repetirse, y todo ello gracias a un grupo humano en el que sus más de 50 alumnos trabajadores fueron, sin duda alguna, los grandes protagonistas de sus logros, a los que desde aquí aprovecho la ocasión para mostrarles mi cariño y agradecimiento.

LVM.-Hace ya algunos años que eres Gerentes de “Altos del Sur” Nos puedes hacer una breve crónica de la historia de dicha empresa y de tu participación en ella.

Altos del Sur de Sevilla SA, nace en 1994 de la voluntad de la diputación provincial de Sevilla y el ayuntamiento de Morón de aglutinar a los municipios de la comarca en torno a un proyecto común de desarrollo, en el que Morón asumía el liderazgo como cabecera comarcal. Fruto de esta colaboración mantenida hasta 2004, en que Altos del Sur se convierte en sociedad local municipal, debido fundamentalmente a la puesta en marcha de otros organismos más específicos que fueron ocupando diversas áreas y materias ligadas al desarrollo local, como son los casos del Grupo de Desarrollo Rural Serranía Suroeste, el Consorcio Vía Verde o la Mancomunidad Campiña 2000. Durante estos años Altos del Sur ha diseñado, gestionado y apoyado numerosas iniciativas, motu propio, o en colaboración con otros agentes públicos y privados, en materia de formación, empleo, cooperación internacional, inversión empresarial, emprendedores, creación de infraestructuras, proyectos medioambientales, turismo, conservación y difusión del patrimonio Histórico y cultural; además de servir como oficina técnica de apoyo para los ayuntamientos, especialmente a Morón, en campos tan diversos como el urbanismo, la sanidad o la educación. Hay que pensar que la mayoría de los proyectos de formación y empleo de Morón, iniciativas comunitarias, proyectos de inversión empresarial, Fondos comunitarios (FEDER, FEADER y FSE) han sido diseñados, gestionados o apoyados técnicamente en su consecución y aplicación a través de Altos del Sur. Para no extenderme sirvan como ejemplo los últimos que hemos, o estamos llevando a cabo para el ayuntamiento de Morón: PROTEJA, SUPERA, URBAN Morón, Emple@Joven o el más reciente, que estamos en fase de diseño, el Programa Emple@ 30+, dirigido a la contratación de desempleados mayores de 30 años.

En cuanto a mi participación en Altos del Sur, vino motivada con antelación a su propia fundación, ya que en 1993, estando a cargo, junto a Ricardo Muñoz, de la Escuela Taller “La Estación”, dirigida a la rehabilitación de la antigua estación de ferrocarril para convertirla en un Centro Municipal de Formación Ocupacional, recibimos el encargo de diseñar una estructura operativa que permitiera diseñar y gestionar todas las iniciativas municipales en materia de desarrollo local. Fruto de este trabajo surgiría meses más tarde, con ámbito comarcal, Altos del Sur de Sevilla SA.

Créame que en un principio me resultó muy difícil tomar la decisión de dejar la Escuela Taller, puesto que era un proyecto al que tanto Ricardo como yo mismo, habíamos dedicado muchas, muchísimas horas para hacerlo realidad, y trabajar con aquel equipo de profesionales y alumnos trabajadores, era un auténtico placer, hasta el punto que muchos de aquellos alumnos y alumnas, hoy 20 años después, se encuentran dentro de mis amigos.

En cuanto a mi trayectoria en Altos del Sur, destacaría a mis compañeras: María José, Lidia y Ana, que continúan en la empresa, sin ellas no sería posible nuestra labor. Y también a los que han pasado por ella dejando una profunda huella de profesionalidad y compromiso con Morón, como Félix Gamero, Juan Manuel Valle, José Antonio Cruz, Caridad Martínez y tantos otros que hoy ocupan otras responsabilidades, de lo cual me siento orgulloso; de que Altos del Sur les haya ayudado en su trayectoria profesional, y sobre todo agradecido por haber compartido tantos momentos juntos.

LVM.-Fuiste pregonero de la Semana Santa de 2013. ¿No te parece que excesiva adoración a las imágenes está reñida con la espiritualidad profunda? ¿Qué piensas del actual Papa comparándolo con los dos anteriores?

Así es, tuve el inmenso honor de ser pregonero de la Semana Santa, y ese es y será unos de mis más gratos recuerdos, puesto que para un cristiano y cofrade de a pie, no hay mayor reconocimiento que tener la oportunidad de expresar su fe y amor a Dios en el mejor de los marcos posibles, la Semana Santa. Y por ello, aprovecho la ocasión para mostrar mi más sincero agradecimiento al Consejo, hermandades y tertulias cofrades de Morón por toda la atención y cariño que nos mostraron, tanto a mí como a mi hijo Rafael. Tan solo deseo haberles correspondido a ellos y al pueblo de Morón como sin duda se merecen.

Creo que en principio, todo o casi todo exceso, no favorece, ni justifica ninguna posición, planteamiento o creencia, tanto individual como colectiva. Para el cristiano las imágenes son y deben ser un apoyo en su fe, en su compromiso y amor a Dios, puesto que eso es lo que representan, y no olvidar que Jesucristo solo hubo uno, y que las escenas, advocaciones y misterios, atienden a aspectos puntuales de nuestra fe, de nuestras creencias. Las imágenes ayudan a humanizar a Dios, a acercarnos a él. La devoción por una u otra imagen debe ceñirse a aspectos culturales, de tradición familiar, de compromiso activo con los valores y actividades de la hermandad o entidad a la que representan. En definitiva, del compromiso personal con el mensaje divino, al que cada uno le pone singular sello a través de una imagen, de esa imagen humana que le ayuda a acercarse a Dios.

Estoy convencido que el Santo Padre Francisco marcará un antes y un después en el devenir de la Iglesia católica. Un aire fresco que está abriendo las ventanas, para que la luz, los principios y valores cristianos ocupen todo el espacio, hasta acabar con los rincones más oscuros y sombríos de la Iglesia. Una Iglesia que viva por y para la fe y el amor a Dios, y su inherente compromiso. El Papa Francisco, desde su elección, ha demostrado con hechos su profunda convicción de que a Dios no se le encuentra, no se le ama en los altares, sino en la calle, a la vuelta de la esquina, donde la necesidad, el dolor y el sufrimiento tienen nombre y apellido. En la concordia entre las distintas confesiones. En que la diversidad enriquece, y en que no hay verdad sin justicia. Todo esto puede resumirse en palabras de San Juan, como tuve la oportunidad de expresar en mi pregón, y que dicen así: “Si alguno dice amo a Dios y aborrece al Hermano, es un mentiroso, pues quien no ama a su Hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve”.

LVM.-Otra de tus facetas es la de escritor. Hace un año, más o menos, presentaste tu última novela. Háblanos un poco de tus obras y de sus contenidos.

Bueno, “La Esencia de la Granada” ha sido mi primera novela editada, puesto que otras publicaciones se han mantenido en el ámbito de la investigación arqueológica y del desarrollo local. En cuanto a la novela, podría enmarcarse dentro de lo que se viene a catalogar como novela histórica. Se trata de un relato a dos tiempos, el Siglo de Oro y la actualidad, en torno a un secreto celosamente guardado por la congregación de la Granada que mantuvo una relevante actividad en Sevilla durante varios siglos, y a la que pertenecieron figuras tan relevantes como el escultor Martínez Montañés, Bernardo de Toro o Fernando de Mata. Una lucha sin cuartel por hacerse con el “Secreto Singularísimo”, del que aún hoy día nada se sabe, pero que sin duda debió estar relacionado con la defensa del dogma concepcionista, por el que tan dura batalla se libró en la Sevilla de los siglos XVI y XVII. El texto cuenta con un amplio número de personajes históricos y de ficción que protagonizan una trama llena de misterios, aventuras, luchas y venganzas para hacerse con tan preciado secreto. Y como escenarios, Toledo, la Vía de la Plata y especialmente, la Sevilla del Siglo de Oro y la Sevilla de hoy, en las que el lector puede sumergirse hasta impregnarse de ellas.

LMV.-¿Qué características particulares encuentras, si es que las hay para ti, en las gentes de Morón de la Frontera?

Creo que el moronense responde fielmente al modelo andaluz. Una persona orgullosa de su pasado, su cultura y tradiciones. Alegre, solidario y comprometido, aunque inconstante y con cierto halo de fatalismo. Al moronero, como gusta decir aquí, le gusta emprender, pero eso sí, sin mucha compañía, que no es mucho de “aventuras” compartidas, y sin duda es generoso y amigo de sus amigos. Algo que puedo afirmar en primera persona, y como dije al principio de esta entrevista, fue uno de los motivos fundamentales que me han llevado a vivir en Morón.

LMV.- No queremos cansarte más en este periodo vacacional. La última pregunta la dejamos para que puedas expresar lo que guste y no hayas tenido oportunidad en las anteriores.

Tan solo agradeceros la deferencia que habéis tenido conmigo y aprovechar la ocasión para desear a todos los moronenses que disfruten estos días con sus seres queridos, pero sobre todo, en estos tiempos que nos toca vivir, que gocen de salud y trabajo.

 

Visto 1658 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Septiembre 2014 08:48