La falta de acierto condena a Aceitunas Fragata Morón en Alicante

Escrito por  Juan Luis Mármol/fotos de José Francisco Martínez. Deporte Sábado, 28 Octubre 2017 08:16
Valora este artículo
(0 votos)
Foto de José Francisco Martínez. Foto de José Francisco Martínez.

Partido de dos partes muy diferenciadas, con Aceitunas Fragata Morón imponiendo su juego defensivo en la primera mitad, provocando tanteos bajísimos, aunque la falta de acierto en ataque era algo preocupante. De hecho, en la segunda mitad, HLA Fundación Lucentum se deshizo de ese yugo defensivo y aprovechó la falta de pólvora de los jugadores de Rafa Rufián, amparados solo en Cheick Conde y las aportaciones ocasionales de Chagoyen y Jiménez, así como un Tomeu Rigo que está tomando más responsabilidades.

 

Salida muy fuerte de los dos equipos, con más fortuna para Morón en el rebote. Defensas agresivas, poca fluidez en ataque. Dominaba Morón, más entonado dentro de la baja anotación. No obstante, Lucentum contestaba a cada canasta con idéntico resultado. No estaban finos en el primer cuarto y eso se notó en el tanteo. A falta de 4 minutos, el marcador reflejaba un corto 9-8. Terrible cuarto en lo ofensivo. Destacaron y desatascaron el juego Javi Marín, Taylor Cmaeron y Jesús Chagoyen, este impecable a la hora del rebote y anotando desde el 6.75. No se encontraban cómodos los equipos, y en esta pelea en el barro salió victorioso Aceitunas Fragata Morón. Tiros libres al final del cuarto acortaron la ventaja de 6 puntos que tenían los de Rafa Rufián a solo 3 puntos. 13-16.

 

Estaba siendo un partido un tanto tosco, así que quedaba ver si en el segundo cuarto la tónica sería la misma. Los primeros minutos comenzaban algo más candentes, con batalla de triples entre Kingsley y Jiménez. Es cierto que en este cuarto los ataques estaban algo más afinados, pero el encuentro seguía en el fango. No obstante, en esta pelea, Aceitunas Fragata Morón podía imponer más su defensa gracias al gran trabajo de Waly Niang, una pesadilla para los locales bajo el aro. Lucentum no se iba del partido gracias a un Kingsley en racha desde el triple. Pero Jiménez y Marco marcaban bien un tempo del partido que favorecía a Morón. Habría que aclarar, eso sí, que “favorecer” implicaba mantener ventajas de 1 o 2 puntos o no dejar escapar a Alicante en guarismos similares. Eso fue hasta el final del cuarto, que concluyó con un arreón alicantino y dos faltas en ataque bastante dudosas que les permitieron irse con 4 de ventaja al descanso. 38-34.

 

El tercer cuarto empezó con Alicante aprovechando esa inercia y que José Antonio Marco estuviese cargado de faltas. Un 6-2 de salida provocaba un tiempo muerto con el que el equipo pudiese reaccionar. Se gustaba Lucentum corriendo al contraataque y encestando canastas de mucha calidad. Aceitunas Fragata Morón estaba negado en ataque, agarrados a Cheick Conde, que era el único que tenía suerte en el aro. Y eso que el equipo tenía muchas segundas oportunidades con varios rebotes ofensivos. Pero Alicante estaba mucho mejor entonado en ataque y, con parciales largos, ponía el +13 a falta de 2 minutos para el último cuarto. Era una pena que el gran partido defensivo de los de Rafa Rufián no se tradujese en el ataque. El último cuarto necesitaría una auténtica proeza para poder corregir ese marcador de 60-47.

 

En el arranque del último cuarto, Cheick Conde seguía a lo suyo. Era el único que tenía más claridad en ataque y consiguió ayudar a reducir la desventaja a los 10. Pero no podía ser una guerra de un solo hombre. Aceitunas Fragata Morón necesitaba más. La batalla estaba perdida en el tiro exterior, el mayor recurso de Lucentum y un hándicap para Morón, que, aun así, intentaba todo por remar. A falta de 3:10 las luces se habían apagado completamente en ataque. Las prisas eran malas consejeras y el mayor físico de los jugadores locales se imponía para que el marcador reflejase un 75-56 casi definitivo. El partido había terminado, pero el tiempo seguía corriendo. Bueno, hubo un momento en que David Varela, con el marcador con +20 a falta de pocos segundos, decidió pedir un tiempo muerto. Aseguró ese average y el partido concluyó con 79-59 y a pensar en el próximo partido en casa.

Modificado por última vez en Sábado, 28 Octubre 2017 08:21